Empresas

Empresarios y autónomos valoran los datos del IPC en direcciones opuestas

Mientras que la CEOE y UPTA prevén una variación de precios negativa para 2015, ATA defiende índices positivos de cara al verano

Según el indicador publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Precios de Consumo (IPC) subió cuatro décimas en mayo, hasta situarse en el -0,2 por ciento en tasa interanual, debido, fundamentalmente, al encarecimiento de los precios de los carburantes y de alimentos y bebidas no alcohólicas.

Se trata del cuarto mes consecutivo de incrementos en el IPC, tras la subida de dos décimas que experimentó en febrero, la de cuatro que se anotó en marzo y la décima del pasado mes de abril.

Con esta evolución, la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA)  considera que el IPC volverá a niveles superiores a cero antes de que finalice la época estival. “Desde ATA prevemos que poco a poco comenzaremos a acercarnos a cifras positivas, aunque aún tendremos que esperar a que avance el verano” ha asegurado Lorenzo Amor, presidente de la Federación.

Por su parte, las previsiones de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) apuntan, al igual que la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) en dirección contraria. En este sentido, UPTA considera que, pese a la mejora, “los datos responden a la atonía del consumo y de la demanda interna y a la escasa capacidad de consumo de las familias españolas”. En este sentido, Sebastián Reyna, secretario general de la Unión, ha pedido que se tomen medidas inmediatas que impulsen el consumo “para evitar que la deflación nos acompañe durante el segundo semestre de 2015”.

Desde la CEOE también consideran que la variación de precios continuará siendo negativa para el conjunto del año 2015, en torno al -0,2 por ciento. “Se prevén, por tanto, tasas negativas en el IPC en la mayor parte del año, que se irán suavizando a medida que se estabilicen los precios del crudo, pudiendo volver a crecimientos positivos de la inflación en la parte final del año, aunque moderados”, ha señalado la CEOE.

No obstante, empresarios y autónomos coinciden en que los niveles moderados de inflación serán buenos para mejorar los índices de competitividad y para que estos no se incrementen en exceso en productos y servicios.

Y es que España acumula más de veinte meses consecutivos con una inflación por debajo de la media de la Unión Monetaria, con un Índice de Precios de Consumo Armonizado del -0,3 por ciento, lo que posibilita una mayor ganancia de competitividad vía precio.

Asun Infante