Destacado Economía

Entra en vigor la nueva normativa sobre emisiones de vehículos

Este sábado entra en vigor el reglamento WLTP de la UE sobre emisiones de vehículos. El reglamento prevé una herramienta que correlaciona los valores de CO2 del WLTP con los valores del NEDC (procedimiento actual), de manera que se cuente con una base comparable mientras conviven ambos tipos de medición, hasta finales del año 2020.

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha advertido de que ningún vehículo queda eximido de cumplir la nueva norma y que no hay moratorias en la aplicación.

Industria permitirá utilizar el valor correlado hasta esa fecha para dar un tratamiento homogéneo a la fiscalidad de los vehículos y mitigar el impacto directo sobre la demanda de automóviles del WLTP.

El departamento que dirige Reyes Maroto ha explicado que esta medida contribuirá a tener “un marco de estabilidad y certidumbre que, unido al compromiso al sector de la automoción, avance en la reducción de las emisiones contaminantes, favorezca la creación de empleo en la industria de la automoción, y consolide a España como segundo fabricante de vehículos de la UE y octavo a nivel mundial”.

Esta medida, recuerda Industria, se incluye en un futuro acuerdo estratégico entre el sector y el Gobierno de España, que propondrá medidas efectivas para estimular la inversión y la demanda de vehículos eficientes y el desarrollo de un nuevo modelo de movilidad sostenible y eficiente.

BUENA ACOGIDA

El sector de la industria automovilística ha dado un buen recibimiento a la ‘adaptación’ que va a hacer el Gobierno español del reglamento.

La patronal de fabricantes Anfac celebró que el Ministerio de Industria haya aprobado ampliar el periodo de transición entre la anterior normativa de medición de emisiones NEDC a la actual WLTP hasta el 31 de diciembre de 2020, “con lo que los posibles aumentos en el Impuesto de Matriculación se ven mitigados gracias a un mecanismo de correlación entre ambos sistemas de medición”.

Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac, asegura que esta medida limita la posible caída de la demanda que se hubiera producido por un incremento de la tributación sobre cada automóvil nuevo y consigue un “entorno de estabilidad para el mercado para los próximos años”.

La patronal de concesionarios, Ganvam, considera que “la decisión de aceptar una moratoria para la aplicación del nuevo WLTP es una muestra del respaldo del Gobierno hacia un sector estratégico como es la automoción, ya que la medida neutralizará la subida de precio de los vehículos nuevos hasta 2021, lo que permitirá mantener la competitividad y la inercia de las ventas”.

Para Lorenzo Vidal, presidente de la patronal, “el hecho de que el Gobierno se haya posicionado en la misma línea que otros países europeos que han optado por este tipo de medidas pone de manifiesto que ha escuchado al sector después de semanas de negociación y que hay voluntad política de seguir haciéndolo, porque aunque estamos ante una decisión bienvenida y valorada hay que seguir trabajando”, pues “lo deseable sería que en lugar de parchear las medidas de Bruselas, se pusiera en marcha una reforma fiscal que trasvase la presión impositiva de la compra al uso”.

Más del 10% de los vehículos exentos tendrán que abonar ahora  el impuesto

El nuevo test europeo de medición de emisiones de dióxido de carbono (WLTP), que entra en vigor este sábado, hará que entre un 10% y un 20% de los vehículos que actualmente están exentos del Impuesto de Matriculación por emitir menos de 120 gramos se vean ahora obligados a liquidarlo, según la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam).

Concretamente, dado que con las nuevas pruebas de homologación los consumos y emisiones se acercarán más a los que se logran en condiciones reales de circulación, los niveles de CO2 subirán. Según los ensayos realizados, entre las pruebas de laboratorio y la conducción real hay un desfase de hasta el 20%.

Por tanto, con el nuevo método de medición, vehículos que ahora están exentos del pago por emitir menos de 120 gramos saltarán al siguiente tramo, tributando un 4,75% extra. Según Ganvam, este encarecimiento del precio retraerá hasta un 10% un mercado donde aproximadamente siete de cada diez coches.

Para evitar esta contracción del mercado, la patronal de la distribución insiste en la necesidad de eliminar el impuesto de matriculación, “máxime cuando España es, de los grandes mercados europeos, el único con un gravamen de este tipo, lo que reduce artificialmente el tamaño de su mercado potencial”.

Al eliminarlo, Ganvam cree que se ayudaría a consolidar la demanda interna a largo plazo al no penalizar la compra. Además, como actualmente sólo tres de cada diez vehículos pagan este impuesto, la merma económica para Hacienda no sólo sería reducida sino que se vería compensada por la demanda adicional generada.

Ganvam propone como alternativa que se introduzca un coeficiente de corrección en el cálculo del impuesto para evitar el sobrecoste que supondrá en el precio del coche.

Sin embargo, en palabras del presidente de Ganvam, Lorenzo Vidal de la Peña, “lo deseable sería que en lugar de parchear las medidas de Bruselas, se pusiera en marcha una fiscalidad vinculada realmente al medio ambiente, que trasvase la presión de la compra al uso”.