Opinión

No es desempleo: es exclusión

No es nadie quien les habla para aguarles la fiesta de la aparente buena evolución de la Encuesta de Población Activa. Sin embargo conviene detenerse en un punto que no es nuevo y que, o bien se pasa de puntillas para no hacer ruido, o bien directamente se ignora.

En los datos de esta encuesta, además del número de parados y del porcentaje sobre el total de la población activa, se aporta siempre otro dato que pasa desapercibido. El número de familias que tienen a todos sus miembros en el paro. Deténganse en esa definición: familias con todos sus miembros en el paro. ¿Cuántos son, de media en España, los miembros de una familia en edad de trabajar? Sumemos maridos, esposas, ex parejas, hijos no independizados o forzados al retorno por la crisis, abuelos y abuelas jóvenes, tíos, primas y demás cruces de una sociedad moderna.

No sé a ustedes, pero a mí me salen, de media, al menos tres miembros por unidad familiar en edad de trabajar. Ahora echemos mano de los datos de la Encuesta de Población Activa, y crucémoslos. Total de desempleados en España: 5,6 millones. Total de familias con todos sus miembros en el paro: 1,8 millones. 1,8 millones, por tres miembros por familia, da un total de 5,4 millones. ¿Qué les dice ese dato? Para mí está claro: que en España no hay un problema de desempleo, sino de exclusión social. En concreto, de 1,8 millones de familias que están expulsadas del sistema.

Piénsenlo. Feliz fin de semana.