Empresas Sectores

España cerrará 2015 con 68 millones de turistas extranjeros

De cara a 2020 habrá 1.400 millones de turistas en todo el mundo y 1.800 en 2030

La llegada de turistas internacionales a nuestro país está en continuo crecimiento, por eso el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, prevé que el año cierre con la cifra récord de 68 millones de turistas. Lo ha dicho esta mañana en el foro Efe sobre turismo, organizado por la Agencia Efe, la embajada de Alemania en España y la Oficina Nacional Alemana de Turismo.

La cifra no es difícil de conseguir ya que en julio llegaron a nuestro país 8,7 millones de turistas, una cifra que podría decrecer en los próximos meses debido al final de la temporada de verano. Pero España es un país que vive del turismo, por lo que se espera que la tasa interanual continúe al alza. Y cuantos más turistas, más ingresos se reciben. Diario Financiero ha hecho cálculos y si los ingresos por el turismo nacional suponen una media de 4.361,8 millones de euros al mes, a finales de año habríamos facturado 52.341,6 millones de euros.

El turismo “es una de las actividades que mayor tendencia está teniendo a lo largo de los últimos años”, ha recordado Soria.

En la cita también se ha referido al crecimiento del turismo mundial y afirmó que de seguir la tendencia actual habrá 1.400 millones de turistas en el mundo de cara a 2020 y 1.800 en 2030. “Es normal, a medida que se afianza la recuperación, aumentan los niveles de vida en muchas economías y el nivel de renta disponible aumenta también y mejora la capacidad de consumir en todos los ámbitos, también en materia turística”, ha apuntado. Y es que el turismo mundial ha crecido en 2014 un cuatro por ciento, alcanzando los 1.100 millones de turistas en todo el mundo.

Crítica a las tasas moratorias

José Manuel Soria aprovechó la ocasión para criticar los impuestos en el sector turístico que tienen pensado llevar a cabo algunas regiones, como es el caso Barcelona y Baleares, donde se pretende implantar una moratoria y tasas para agravar las pernoctaciones, respectivamente.

El ministro se ha mostrado completamente contrario a la idea. Para poner un ejemplo, ha comparando la situación española con la alemana diciendo que “poner límites a esta actividad es como si Alemania pusiera un impuesto especial a la fabricación de coches”.

Yasmina Pena