Empresas Política Sectores

España debe consumir menos y ahorrar más para garantizar el pago de las pensiones

El presidente de la AEB alerta ante una subida de tipos de interés en cualquier momento

José María Roldán, el presidente de la AEB (Asociación Española de la Banca), ha alertado esta mañana sobre los efectos “trágicos y perniciosos” de la desaparición “en cualquier momento” de la situación de tipos de interés ultrabajos.

Tipos de interés cero como los que se están dando incentivan el consumo y la inversión lo que puede generar efectos colaterales que, por las características propias de la economía española, podrían poner en riesgo el sistema de las pensiones. Así lo ha explicado Roldán durante su intervención en los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander organizados por la Apie (Asociación de Periodistas de Información Económica).

La necesidad de mantener el sistema de bienestar ante la subida de tipos a la que se ha referido el presidente de la AEB, desembocaría en un aumento del stock de deuda pública así como del déficit, lo que pondría en riesgo varios de los objetivos de la economía de España. Por ello “la paradoja surge del incentivo al consumo que suponen los tipos de interés ultra bajos actuales”, que, por otra parte, “es más intensa en la economía española que en otras de nuestro entorno, fundamentalmente por nuestro elevado endeudamiento exterior”, ha explicado.  Una situación que obliga a que “en el medio plazo tenemos que llegar a un destino de menos consumo y más ahorro nacional, público y privado”.

Peligros para el consumidor

En el ámbito de la economía real “los problemas pueden ser aún mayores para el consumidor”. Los bajos tipos de interés han derivado en la alforación de productos con altas rentabilidades que por ende conllevan un mayor riesgo. Una subida de tipos de interés descontrolada podría derivar en rentabilidades negativas.

“La combinación de la ilusión financiera, la falta de conocimientos en la materia y la búsqueda de rentabilidades como las del pasado pueden llevar a una demanda espuria de productos complejos”. Por ello Roldán ha pedido al sector “extemar la diligencia para proteger el genuino interés de nuestros clientes”.