Nacional Sectores

España, economía emergente en el comercio electrónico

¿Imaginan la vida sin internet? Quizá algunos de ustedes sí que lo hagan, pero la inmensa mayoría no podría hacer muchas gestiones fáciles sin la tecnología que hoy tenemos al alcance de la mano. Simplemente comprar un billete de tren, es ahora una gozada. Y es que el e-commerce ha llegado a nuestra vida para no irse jamás. Bendita tecnología, bendita conexión y benditas empresas que ponen productos a la disposición de los consumidores, sean del continente que sean. Sin colas, sin esperas, directamente a casa. No es magia, solo es una apuesta por la innovación y la vocación de servicio a los usuarios.

Si miramos las previsiones de los datos de e-commerce a nivel mundial vemos que habrá un ascenso del 20% hasta llegar a los 1.500 millones de dólares. Y si ponemos la lupa en España veríamos como esta manera de comprar aumentaría hasta el 14%, situando a nuestro país como una de las economías digitales emergentes, según un análisis de eMarketer.

En la compra on line ha habido varias fases, al menos en España, que cabría recordar. En un principio los usuarios desconfiaban del hecho de dar sus datos o su número de tarjeta de crédito, sentían ese pequeño miedo a lo desconocido. Otra fase podría ser la de expansión sin frenos. El consumidor de productos en la red compraba sin pudor, confiaba en los portales on line donde compraban sus amigos o sus familiares. Ahora todo ha ido más allá, el comercio digital es un escaparate gigante abierto al mundo donde los consumidores y los productos se unen para tener una bonita experiencia de compra. Sí, una experiencia, porque el comercio electrónico es algo más que un click y un pago con tarjeta.

Uno de los sectores en los que más pueden dudar los compradores es el sector de la moda, cuando se trata de comprar prendas de vestir. La pregunta más repetida es: ¿Y si me queda mal? ¿Y si no me sirve? ¿Y si no me gusta? Todas estas preguntas tienen sólida respuesta. La mayoría de las tiendas de moda on line dan la opción de una devolución gratuita si el producto no es de la satisfacción del comprador. Por ejemplo, el gigante Inditex te da la oportunidad de que puedas devolver las compras en sus tiendas, es fácil encontrar una tienda perteneciente al imperio de Amancio Ortega. Pero hay más portales que funcionan de manera únicamente on line, sin tiendas físicas, con unas políticas de compra centradas en el cliente: nada de gastos de envío, ni gastos de devolución. Es el caso de Zalando, una firma alemana que vino a España en 2012, que tiene hasta 1.000 firmas de moda, calzado y que se ha convertido en una de las webs estrella en la lista corta de los consumidores digitales. Las ventas de la tienda online Zalando alcanzaron algo más de los 2 millones de euros el pasado año, las cifras hablan solas.

Y si el deseo de comprar por la red era algo imparable y cómodo, la llegada de las tabletas y las aplicaciones móviles ya ha sido la punta del iceberg, pues los avances tecnológicos no han dejado de contribuir al aumento de las ventas on line. Si atendemos a los datos del estudio “Internet en España” realizado por Tatum, podemos afirmar que 36 millones de españoles mayores de 13 años poseen un teléfono móvil y de ellos, más de 20 millones usan móviles inteligentes. El mismo documento afirma que la intención de compra a través de dispositivos móviles va en aumento, aunque los usuarios tienen predilección por la compra a través de las tabletas, posicionándose como una herramienta clave en el e-commerce.