Empresas

España reducirá su cifra de insolvencias un 23% en 2014

Se espera que el PIB real crezca un +0,6% en 2014 y un +1,2% en 2015, lo que debería estar acompañado de un descenso en las insolvencias del -23% en 2014 y del -6% en 2015, según un estudio de Solunion a partir de los datos de Euler Hermes. En cualquier caso, esta caída parece deberse más a una corrección natural después de seis años consecutivos de fuerte aumento, que a una mejora de la salud general de las empresas. De hecho, el número de insolvencias continúa siendo muy elevado, muy por encima de las cifras anteriores a la crisis: el nivel de 2015 sería todavía seis veces mayor al registrado en 2007, aproximadamente.

Por un lado, las reformas estructurales adoptadas en los últimos tres años en España, unidas a los esfuerzos llevados a cabo por las compañías y sus empleados durante la crisis (congelación desalarios, aumento del horario laboral, recortes en los beneficios de los empleados), han permitido a sectores basados en la exportación ganar en competitividad. Especialmente la producción en la industria del automóvil, que ha resurgido con fuerza desde principios de 2013 (+13% interanual en abril de 2014), ha beneficiado tanto a la subcontratación de compañías relacionadas, como al sector de bienes de equipo. Por otro lado, los sectores que dependen de la demanda doméstica, como el comercio minorista o los artículos de menaje, continúan bajo presión.

El crédito concedido a las empresas sigue contrayéndose y la tasa de interés de los préstamos bancarios se mantiene alta, especialmente para las pequeñas y medianas empresas. Por eso,mientras en España declarar concurso de acreedores se supone que ayudaría a enderezar las cuentas permitiendo a la compañía recuperarse, según Axesor, el 94% de los concursos de acreedores acaban en la liquidación de los activos. En total, cerca de medio millón de pequeñasfirmas (que son el principal integrante del tejido empresarial español) han desaparecido desde el
inicio de la crisis.

“En general, 2014 parece prometedor. Pero estas buenas noticias no significan necesariamente que las compañías vuelvan a jugar en primera”, comenta Wilfried Verstraete, Presidente de Euler Hermes. “Mientras que los resultados de explotación están mejorando, la cifra de negocio continúa plana en muchas empresas, lo que se traduce en una competencia feroz y las continuas turbulencias. Asimismo, incluso con menos insolvencias, el riesgo de impago sigue siendo muy patente en un mundo en rápido crecimiento”.