Noticias

España, segundo país donde se reparte la decisión de compra de productos de limpieza

Y el tercero donde la mujer tiene menos “poder” de decisión

La limpieza siempre estuvo ligada a las mujeres, aunque el mundo está cambiando y cada vez se reparten más las tareas domésticas. La decisión de compra de los productos también está sufriendo cambios y España es el segundo país de Europa en el ranking de reparto a la hora de decidir la compra de un producto u otro.

Según el informe ‘Hábitos de cuidado y limpieza del hogar’ elaborado por la consultora Nielsen, en el 48 por ciento de los hogares es la mujer quien decide qué producto de limpieza se compra, siete puntos por debajo de la media europea (55 por ciento). A ello cabe añadir que es el tercer país del viejo continente en donde las mujeres tienen menos “poder” de decisión, sólo superado por Rumanía y Suecia.

Esta decisión se comparte entre los miembros de la unidad familiar, pero los establecimientos también compiten por atraer a un mayor número de clientes. Estos últimos eligen uno u otro en función de diversos aspectos, pues bien, el 45 por ciento de los encuestados se decantan por aquellos en los que pueden encontrar el mejor precio, en línea con un 39 por ciento que buscan buenas ofertas y descuentos.

“Conviene recordar que el consumidor español no busca solo precio, sino también calidad, conveniencia, eficacia y que el producto se adapte a sus necesidades. Los españoles, y especialmente a raíz de la crisis, se han convertido en smartshoppers y esto significa que son más exigentes. No pensemos equivocadamente que al carecer estas categorías de un componente emocional, se valora sólo ahorrarse unos euros en el ticket final de compra”, explica el Head Group Manager de Nielsen, Rafael Roche.

Luego están aquellos más cómodos que buscan establecimientos que cuenten con todos los productos que demandan, estos suponen un 40 por ciento de los encuestados, cinco puntos por encima de aquellos que demandan una amplia oferta de productos en su tienda habitual.

Cada consumidor busca aspectos distintos a la hora de inclinarse por un establecimiento u otro, pero el 85 por ciento coinciden en lo mismo, que lo más importante es la eficacia del producto y la relación calidad-recio, por lo que demandan que el importe pagado por el artículo se ajuste a su calidad.

Auge de formatos pequeños

El encargado de la decisión de compra ha cambiado y también el tamaño del producto. Los integrantes de la unidad familiar ha disminuido y hay formatos que se hacen demasiado grande para dos o tres personas. Un ejemplo es que los compradores demandan, cada vez más, artículos de cápsulas monodosis debido a los pocos miembros que conforman la unidad familiar.