Empresas

Fallece Óscar de la Renta, y ya hay nuevo sucesor

El mundo de la moda se viste de negro. Óscar de la Renta fallece a los 82 años, debido a un cáncer contra el que luchaba desde hace ocho años.

Su historia comienza el 22 de julio de 1932 en Santo Domingo, donde nace en el seno de una familia acomodada. Él y sus seis hermanas son fruto del matrimonio entre Carmen María Antonia Fiallo y Óscar Avelino de la Renta. Sobrino además, del poeta dominicano Fabio Fiallo.

Al cumplir la mayoría de edad  viaja a Madrid, donde comienza sus estudios de pintura en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Comienza a verse atraído por el mundo de la moda, y realiza bocetos para las casas de moda más importantes de España. De esta manera, se convierte en aprendiz de Cristóbal Balenciaga, un gran diseñador al que considera su mentor. Más tarde abandona España para trabajar junto a Antonio del Castillo en la casa de modas Lavin, situada en la capital francesa.

En 1971 adquiere la ciudadanía estadounidense, y renuncia a la dominicana, ya que los Estados Unidos no admitían la ciudadanía dual. En 1981, trabaja durante cuatro años como diseñador de un uniforme para los Boy Scouts os America. Nueve años más tarde, contrae matrimonio con Anne France Engerlhard, ex mujer de Samuel Pryor, editor de la revista American Heritage. Anne y De La Renta, deciden adoptar un hijo al que llaman Moisés de la Renta.

En 2001 se lanza y debuta con su propia colección para hombres y mujeres. Un año después, se atreve con una colección de muebles y fragancias del hogar, bajo el nombre Oscar de la Renta Homme.

Este gran diseñador, ha vestido a figuras como Madonna, Anne Hathaway, Scarlett Johansson, Penélope Cruz, Sarah Jessica Parker, Cameron Díaz, Shakira y Michelle Obama entre otras. En febrero del año 2011 se le concede la Gran Cruz de la Orden de Mérito Civil, como Presidente del “Queen Sofía Spanish Institute” de Nueva York.

Además de crear exquisitos diseños, tenía un gran corazón. Cuenta con una larga trayectoria humanitaria, en la que destaca la creación de un orfanato para acoger a 310 niños dominicanos.

También hizo alarde de su gran corazón a pequeña escala. John Galliano, compañero de profesión del diseñador, pasó un mal trago el pasado 2011. Fue condenado por insultos racistas y antisemitas, debido a dos altercados nocturnos sucedidos en París. Además, se difundió un vídeo en el que Galliano aparecía ebrio y se declaraba admirador de líder nazi, Adolf Hitler. Las imágenes provocaron su inminente despido de la casa Dior, en la que llevaba trabajando quince años. Durante el juicio admitió ser adicto al alcohol, los somníferos y el Valium.

Es en este momento cuando De La Renta le abre las puertas de su estudio, y declara: “John y yo nos conocemos desde hace tiempo, y soy un gran admirador de su talento. Me alegro de poder proporcionarle esta oportunidad”.

Ahora el centro de las miradas es Peter Copping, sucesor del recién fallecido diseñador. El que fuera director creativo de Nina Ricci durante cinco años, esperó a su último desfile en la Semana de la moda de París para anunciar que Guillaume Henry suplirá su puesto en Nina Ricci.  Por otro lado, John Galliano cubre la marcha de Natali Ratabesi en Philosophy by Alberta Ferretti.

El nombramiento de Copping, hace que por primera vez no sea su fundador quien se encargue de la faceta creativa de su marca homónima. De la Renta declaraba sobre su relevo: “Tiene un gran talento y, además de nuestra común sensibilidad para el diseño, compartimos una profunda curiosidad por la música, el arte, la arquitectura o los jardines”. Copping se pondrá al mando el próximo tres de noviembre, día en que se hará efectivo su nombramiento. Se siente muy halagado y enfrenta con ganas esta nueva etapa, lo que deja plasmado en estas palabras: “Es un inmenso placer para mí unirme a Oscar de la Renta como director creativo en noviembre. Tras una carrera de 20 años en París, este es un paso importante para mí”.

Esperamos que la confianza que de la Renta depositó en él, sea la mejor opción para mantener y mejorar, en la medida de lo posible, la marca que tanto esfuerzo y trabajo ha supuesto.

Odina Sanz Barnola