Destacado Economía Nacional Noticias Política

Farmaindustria aboga por una salida ordenada que evite un ‘brexit’ duro

Asegurar el máximo nivel de cooperación y de convergencia regulatoria con el Reino Unido es esencial para evitar que la salida de este país de la Unión Europea pueda generar problemas de acceso a los medicamentos, distorsiones de la cadena de suministro a ambos lados del Canal de la Mancha u obstáculos a la I+D de los nuevos fármacos, según informó este miércoles Farmaindustria.

Esta fue la postura defendida por Farmaindustria en la jornada ‘Los retos de la industria farmacéutica en el nuevo entorno europeo’, celebrada este miércoles en la Real Academia Nacional de Farmacia (RANF), en la que se analizaron las posibles consecuencias del ‘Brexit’, previsto para el próximo 29 de marzo de 2019.

Por ello, añadió que “es esencial evitar la salida abrupta de los británicos del marco comunitario, lo que se conoce como ‘Brexit’ duro, y apostar por una salida acordada y ordenada que incluya además un periodo transitorio y un amplio tratado comercial”.

La directora del departamento Internacional de Farmaindustria, Iciar Sanz de Madrid, subrayó que “es muy importante evitar una eventual desconexión abrupta del Reino Unido de la Unión Europea, sin acuerdo comercial ni periodo transitorio, ya que podría derivar en una situación de caos regulatorio que no beneficiaría ni a la investigación, desarrollo, fabricación, distribución y control de los nuevos medicamentos entre ambas partes ni al acceso de los pacientes europeos a las innovaciones”.

Por ello, la industria farmacéutica apuesta por lograr un amplio marco de cooperación con el Reino Unido en todos los aspectos relacionados con los medicamentos. A corto plazo, el primer punto para solventar las necesidades más urgentes es la citada convergencia regulatoria a través de instrumentos como los acuerdos de reconocimiento mutuo en materia de liberación de lotes e inspección de medicamentos en la frontera.

A medio y largo plazo sería deseable alcanzar un acuerdo de cooperación y alineamiento regulatorio (RACA en su acrónimo en inglés), de forma que Reino Unido siga la legislación comunitaria en materia de fármacos y acate las futuras decisiones de la UE en el ámbito de los medicamentos.