Nacional

Fernández de Mesa prevé un impacto positivo en España por el descenso del petróleo y del tipo de cambio

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Íñigo Fernández de Mesa, se mostró hoy convencido de que existen factores “exógenos” que incidirán de manera positiva a la evolución de la economía española: el descenso del precio del petróleo y el efecto del tipo de cambio. Durante su intervención en la Comisión de Economía y Competitividad del Congreso de los Diputados, afirmó que hay “muchos factores que pueden incidir positivamente en el desarrollo económico de España y de la Unión Europea”.

“El crecimiento económico previsto es un crecimiento que tiene en cuenta supuestos conservadores”, aseveró el secretario de Estado de Economía, quien añadió que “España ya no es un lastre para la Unión Europea, sino que contribuye a su crecimiento”. Fernández de Mesa subrayó además que el Gobierno ha dado con la “receta adecuada” para la recuperación económica. Así, indicó que se trata de la combinación de un “ambicioso” programa de reformas y el rigor en la gestión de las cuentas públicas.

No obstante, el secretario de Estado se mostró convencido de que es preciso “perseverar con el programa de reformas y recuperar los niveles de renta y empleo que perdimos con la crisis“. Fernández de Mesa apuntó que los últimos datos macroeconómicos apuntan en la dirección del “fortalecimiento” de la actividad de los últimos trimestres, al tiempo que afirmó que el crecimiento es hoy “más equilibrado, siguiendo el patrón típico de las recuperaciones económicas”.

En relación con el déficit público, el secretario de Estado alabó el esfuerzo del Gobierno y aseguró que “lograremos alcanzar el objetivo de déficit en 2015” porque es “necesario tener una finanzas públicas saneadas”. Se refirió también al crédito bancario y puntualizó que “se ha dado la vuelta” en el último año y que el crédito nuevo “acumula un crecimiento en lo que va de ejercicio”.

Por otra parte, el secretario de Estado informó que la disposición de deuda española en manos de inversores no residentes ha crecido hasta una tasa del 46%, tras aumentar en diez puntos porcentuales desde 2012.

SERVIMEDIA