Política Sectores

Fernández Vara: “El miedo no puede impedirme presentar la moción de censura"

Finalmente será el próximo miércoles 14 de mayo cuando Extremadura se juegue su estabilidad política. Será entonces cuando el Parlamento Extremeño,a petición del PSOE vote la moción de censura contra el presidente de la región José Antonio Monago. Sobre ello hemos hablado en Gestiona Radio con el secretario general de los socialistas en Extremadura, Guillermo Fernández Vara:

¿Cuáles son las razones que le han llevado a presentar una moción de censura contra José Antonio Monago?

Hay razones de fondos… Las cosas no van bien: Extremadura se ha empobrecido de forma notable en estos tres años, con una caída de PIB de 750 millones. Además, está mucho más endeudada, casi cinco puntos más, del 10,9 al 16,2%; y tiene una tasa de paro del 32%, casi 10 puntos más de lo que había hace tres años. Con todo ello, mientras antes convergíamos con España, ahora estamos divergiendo de la media, lo que no es bueno para nuestra tierra.

Usted hablaba también de cuestiones de forma…

En el debate del estado de la región, que se celebra ahora porque así lo ha querido el PP en plena campaña por las elecciones europeas, le ofrecí al presidente de la Junta un acuerdo para garantizar la gobernabilidad, puesto que está en minoría, y lo rechazó.  Si no quiere que le ayudemos, que lo que proponemos se lleve a la práctica, no nos queda más remedio que presentar una alternativa, porque en el parlamento hay una mayoría diferente a la del gobierno.

Además de sus propios diputados… ¿con qué respaldo cuenta para llevar a cabo la moción de censura?

Voy a presentar un programa de gobierno en el que voy a incorporar gran parte de las iniciativas de Izquierda Unida y los regionalistas , que ya fueron con nosotros a las elecciones y con los que guadarmos una magnífica relación. Luego son ellos los que decidirán lo que crean oportuno. Pero no puedo dejar de adoptar una decisión que me piden por la calle por temor a que no me apoyen o a lo que vaya a ser de mí en el futuro.

¿Qué le dicen desde Ferraz? ¿Le apoyan o no? Porque hay quien duda de que sea una buena estrategia presentar la moción en plena campaña electoral

Quien decidió cuándo se celebraba el debate del estado de la región fue el PP. Yo ya hablé hace dos semanas con el secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba, y en los últimos días con la vicesecretaria general y el secretario de organización. No lo hubiera hecho si ellos no hubieran sido no sólo conocedores sino si no hubieran estado de acuerdo.

Si pierde la moción de censura de la semana que viene, ¿se retirará como le pide el señor Monago?

Ellos tienen una concepción de la política dedocrática, con d; cuando tienen que tomar decisiones sobre los candidatos, lo deciden entre tres, y nosotros nos sometemos a unas elecciones por primerias. En septiembre yo me presentaré y serán los militantes los que digan si quiere que sea o no candidato. A los del PSOE los elige el PSOE, no el PP.

Hace unas semanas conocíamos una investigación del Tribunal de Cuentas sobre supuestas irregularidades durante su mandato al frente del Gobierno de Extremadura. Hay incluso quien especula sobre que la presentación de la moción de censura es una cortina de humo…

En absoluto. El tiempo lo demostrará y se aclararán todas las dudas. Cuando el Tribunal de Cuentas ha requerido a la Junta para que algunos de los asuntos de las contabilidades anteriores se aclarasen, no ha hecho todo lo posible. Pero confío absolutamente en toda la gente que trabaja conmigo. Si alguna en algún sitio metió la pata es su responsabilidad. Yo podré haber cometido errores en mi vida política, pero todo el mundo sabe que a mí nadie me va a levantar los pies del suelo por una razón obvia: no necesito la política para vivir. De hecho he sido el primer político que ha publicado su nómina y su patrimonio en mi blog, por lo que no tengo nada que ocultar.

¿A quién acusa de esta situación?

Es un juego sucio que se pretende cuando no hay argumentos. Algunos casos de los que se han visto en el tribunal podrían haberse resuelto en la vía administrativa si hubiera habido voluntad política. Pero cuando no puedes aniquilar al adversario político, lo conviertes en enemigo y se utilizan todo este tipo de argucias que ya son bien conocidas.