Empresas

Fuensanta invertirá cuatro millones de euros en su nueva línea de envasado

Aguas de Fuensanta invertirá cuatro millones de euros en una nueva línea de envasado de botellas de pet (polietileno tereftalato, comúnmente conocido como plástico) que le situará a la vanguardia tecnológica del sector en Europa y con la que prevé incrementar sus ventas un 25 por ciento en 2016.

El presidente de Aguas de Fuensanta, José Luis Fernández Martín Caro, ha ensalzado hoy las inversiones que pretende realizar esta empresa en sus instalaciones del concejo asturiano de Nava.

El principal avance de estas inversiones es la adquisición de la máquina embotelladora Ergoblock, tras el acuerdo con el fabricante alemán Krones, que, según la empresa Fuensanta, es la embotelladora más moderna de cuantas existen en España.

La firma del acuerdo de adquisición realizado hoy con la empresa alemana supone el inicio de un complejo proceso de construcción y montaje que durará siete meses.

El nuevo mecanismo de envasado, que será el único existente en España, es capaz de producir 22.500 botellas de agua por hora y permitirá embotellar agua con gas en PET, así como envasar zumos y elaborar sabores, una tendencia del mercado que se consolida.

La nueva línea de envasado supone una reducción del consumo eléctrico de más del 25 por ciento y una mejor eficiencia en la utilización de las materias primas dentro del proceso.

La máquina Ergobloc de Krones tiene unos rendimientos cercanos al 95 por ciento de éxito del producto en el proceso de fabricación, frente a los actuales que no llegan al 70 por ciento.

La máquina alemana necesita, además, un 30 por ciento menos de espacio que la actual, gracias a la unión de varios procesos productivos (fabricación de botella, etiquetado, llenado y taponado) en una sola máquina.

No obstante, esta eficiencia tecnológica no acarreará una reducción de personal, ya que la empresa ha dicho que mantiene su compromiso con el empleo creado, que actualmente alcanza el medio centenar de trabajadores, y que recolocará a todos los operarios en nuevas tareas dentro de la fábrica.

El agua que se embotella en el manantial de Fuensanta se recoge a 300 metros de profundidad y cuenta con propiedades mineromedicinales y tiene una composición mineral con un equilibrio perfecto, lo que la hace única en el mercado, han destacados los responsables de la empresa.

La nueva máquina simplifica el proceso, reduce los riesgos de contaminación y, por lo tanto, preserva aún más la pureza de una de las aguas.

EFECOM