Empresas

Fernández (GAM): “No me gusta la palabra salvar, la compañía ya estaba salvada”

General de Alquiler de Maquinaria (GAM) se convirtió hace unas semanas, en el mes de noviembre, en la primera compañía que salva el Plan Fénix de la banca. Nueve entidades que conforman el llamado banco malo de las empresas han llegado a un acuerdo para recapitalizar la empresa. Sabadell, Popular, Liberbank, Kutxabank, BBVA, Santander, Abanca, Caixabank y Bankia controlan así más del 75% del capital social de la compañía, a cambio de una importante reducción de su deuda financiera, que ha pasado de 283 a 125 millones de euros.

En Gestiona Radio, su presidente, Pedro Luis Fernández, explica que GAM ha pasado ya varios años reestructurando el negocio y han conseguido salir adelante, “buscamos nuevos mercados, estamos pendientes en 14 países y todos ellos nos aportan margen positivo”, pero aun así la deuda era demasiado grande. Por ello la firma acudió a este plan, para poder entrar en una senda de crecimiento en el futuro y poder reinvertir todos los resultados de la compañía en crecer y no aplicarlo al 100% al pago de deuda, como venían haciendo hasta ahora.

No obstante Fernández puntualiza que “no me gusta la palabra salvar, la compañía estaba ya salvada. Esto lo que hace es que la parte acreedora y GAM entren en una dinámica más positiva para ambas”.

Pero ¿cómo se instrumentaliza esta operación de “rescate”? Una parte de la deuda, en este caso prácticamente el 50%, se transforma en acciones de la firma, a un valor superior al de la cotización del momento actual (un 50% más de su valor, al 0,50€ el título), con lo que se reduce la deuda y se aumenta el capital. Para completarlo, se hace una ampliación de capital “que finalizaremos en los próximos meses”, afirma Fernández.

A partir estas nueve entidades controlan la compañía. Cuánto permanecerán dentro de GAM, es uno de los temas que se sigue negociando, pero rondaría entre los 2 y los 3 años, “para dar estabilidad al accionariado y a nuestra gestión”.

A pesar de haber pasado por este complicado proceso, y de haberse acogido al proyecto Fénix, un vehículo constituido por la gran banca para recapitalizar empresas viables, pero sobre-endeudadas, GAM afronta la fase que comienza con optimismo. Aunque Fernández asegura que no le gusta hablar de brotes verdes, “porque no sé muy bien lo que es”, subraya que este año, mes a mes GAM ha mejorado su Ebitda de forma constante, “con lo cual es muy buen dato”.

Además desde la compañía consideran que el mercado español se va recuperando, hay determinadas industrias y actividades que comienzan a requerir nuevas inversiones y crece la demanda. “Empezamos a ver algún nicho donde se requieren nuestros servicios y por ahí viene la mejora de este ejercicio, por la mejora de la situación en España y Portugal”.

Los planes de la compañía pasan además por seguir cotizando, ya que han superado lo más difícil y ahora la firma buscar entrar en una nueva etapa, que incluye continuar en bolsa.