Sectores

Gas Natural confirma su apuesta por Latinoamérica para los próximos dos años

La adquisición de la chilena CGE ha contribuído con 63 millones de euros al beneficio neto de la compañía

La estrategia de la bicicleta de Salvador Gabarró, presidente de Gas Natural Fenosa, pasa por los Andes. Así el puerto de montaña que supuso la inversión de 2.600 millones de euros en la gasística CGE (Compañía General de Electricidad de Chile) hace dos años se ha convertido en un confortable llano que ha proporcionado 63 millones de euros al beneficio neto consolidado de la compañía el pasado ejercicio.

Rentabilidad que se sostiene en el incremento del 66,7% de los rendimientos netos y del 5,6% del Ebitda obtenido por el negocio chileno en relación al año 2014. Y todo en un marco desfavorable marcado por la depreciación de las monedas y el tipo de cambio.

Es por ello por lo  que la compañía continuará apostando por la región durante los próximos tres años y así se recogerá en el Plan Estratégico 2016 – 2018 que se presentará el próximo 11 de mayo en Madrid.

Aunque no ha querido entrar en detalles, Gabarró ha dado a entender que la hoja de ruta de las cuatro áreas de negocio de la compañía tendrán como núcleo principal el mercado latinoamericano debido a las limitaciones propias de España “no se puede crecer más”, afirmaba. Así en el ámbito de la distribución Gas Natural Fenosa centrará sus inversiones en Chile, Panamá y Colombia, países que cuentan con un “entorno regulatorio estable y favorable” y con un “potencial de crecimiento sostenible”, a lo que se añade una presión impositiva muy inferior a la española. De hecho más el 72% de los 3.636 millones de contribución fiscal de la compañía fueron a parar a la Hacienda española.

Por otra parte, cabe destacar que casi la mitad del 2,7% de incremento del beneficio de la compañía (1.502 millones de euros procedió del negocio internacional que supuso un 48% del Ebitda (5.264 millones de euros), cuatro puntos más que el ejercicio de 2014 (44%).

Euro por acción

Los datos se conocen en un día en el que la Junta General de Accionistas aprobaba la propuesta del ‘euro por acción’, por la que los propietarios de los títulos de la compañía recibirán un dividendo complementario de 0,5922 euros por acción que se hará efectivo el próximo 30 de junio.

Con ello la gasística desembolsará un total de 1.001 millones de euros, o lo que es lo mismo un 10,1% con respecto al ejercicio de 2014 y por encima del compromiso del Plan Estratégico 2013 – 2015. Por otra parte esta política se extenderá en durante los próximos dos años pudiendo incluso incrementarse, ya que el Payout aprobado el pasado 18 de marzo por el Consejo de Administración se fijó en el 70% -ocho puntos por encima de los objetivos iniciales (62%)- y “se pagará el mayor de los dos”, explicaba el presidente de la compañía.