Opinión

Gato europeo por liebre política

Hay jornadas como la de ayer que transcurren sin grandes sobresaltos. Quitando la disputa por el ERE de Cocacola – Iberian Partners, y descontada la resaca de la operación entre Alstom y General Electric en Francia, el día es uno de esos que podrías echar a la cantina de la tropa de reemplazo.

Hasta que te encuentras, como de rondón y sin hacer mucho ruido, un titular que se ha colado en la sección de Economía. Sección en la que no le corresponde estar y ahora me entenderán ustedes. Dice el titular de marras lo siguiente: “Polonia y España respaldarán a Juncker al frente la UE”. Que a lo mejor así, al leerlo de seguido, les pasa a ustedes lo mismo que a mí, que no les chirría. Pero si nos ponemos con algo de agudeza, enseguida caeremos en la cuenta de que una noticia sobre la elección del “Presidente de la UE” no debería ir en Economía, sino en Política.

Es entonces cuando te malicias y te repites lo desahuciados que estamos todos, que cada vez estamos más cerca de aceptar sin reparo alguno que estos tíos, el de Polonia, el de España o el tal Juncker, mandar mandan más bien poco. Que en esta Europa y en este tiempo, lo importante es que le cuadren las cuentas a Bruselas, primero; a Berlín, después; y por último a los actores de reparto de este circo. Y que va a ser que lo de “casta” que dicen algunos coletas no va por este o aquel político en concreto, sino por el sistema que hace que nos vendan gato por liebre, y casi casi nos dé igual.