Política Sectores

Gobierno y CCAA discutirán hoy el “déficit a la carta”

La Autoridad Fiscal recomienda una senda gradual de ajuste para Baleares, Extremadura, Cataluña, Murcia y Valencia

El motín de las Comunidades Autónomas frente a los exigentes objetivos de déficit que ha impuesto el Gobierno para los próximos tres años ha resultado efectivo. A partir de las 17:00 el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas presidirá un nuevo Consejo de Política Fiscal y financiera con el objetivo de discutir el llamado “déficit a la carta”, que establecería objetivos individuales para cada una de las autonomías.

Tras la reunión que se celebró el pasado 8 de julio en la que el Gobierno consiguió sacar adelante, por la mínima y en segunda votación, una ‘tarifa plana’ del 0,3 por ciento del PIB  para 2016, del 0,1 por ciento para 2017 y lograr el equilibrio presupuestario en 2018, nueve Comunidades Autónomas solicitaron una nueva convocatoria en la que se analizase el estudio que el propio Consejo solicitó a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) al efecto y que se hizo publico ayer martes.

El Informe justifica el establecimiento de objetivos de déficit individualizados para los dos próximos años y da por sentado que, de no ser así cinco Comunidades Autónomas no serán capaces de cumplir el objetivo. Concretamente Baleares, Extremadura, Cataluña, Murcia y Valencia “requieren una senda más gradual y más suave de ajuste” ya el esfuerzo que se les exige desde Hacienda “no se considera factible”.

El debate se promete largo y extenso, ya que habrá que esperar la opinión de las nueve CCAA cumplidoras (Andalucía, Asturias, Canarias, Castilla y León, Galicia, Madrid, Navarra, País Vasco y La Rioja) y que si alcanzarán el equilibrio presupuestario en el periodo 2016 – 2018.  Con respecto a las tres comunidades restantes (Aragón, Cantabria y Castilla – La Mancha) la AIReF apuesta por el equilibrio fiscal en 2018 y ciertos ajustes para 2016 y 2017.

Garantizar la coherencia

La Autoridad Fiscal considera que “establecer recurrentemente objetivos que ya se percibía ‘ex-ante’ que no es factible cumplir afecta negativamente a la credibilidad de la disciplina fiscal”. Por ello y con el añadido de garantizar la coherencia tanto de la regla de gasto con los objetivos de estabilidad, se ha de tener en cuenta la situación particular de cada una de las Comunidades Autónomas y no establecer objetivos homogéneos tal y como plantea Hacienda.

El informe también ha resultado crítico con la carencia documental de la propuesta ministerial, que no incorpora ni previsiones de déficit público a cierre de 2015 ni del impacto de la recuperación de la economía en los ingresos de las CCAA. Además, desde el negociado que dirige Cristóbal Montoro tampoco se habría tenido en cuenta el margen de actuación sobre gastos e ingresos de cada una de la comunidades, en función de su modelo de financiación y la naturaleza de los servicios prestados  así como al proceso de consolidación fiscal.

No es la primera vez 

De sacarse adelante mañana, no sería la primera vez en lo que va de legislatura que se aprueba el “déficit a la carta”. Hace dos años, en 2013, el Gobierno aprobó objetivos diferenciados que permitieron que  las comunidades que marcaron números rojos, cerraran por encima del 1,3 por ciento establecido para ese año a cambio de un mayor esfuerzo. Algo que levantó pólvora entre las comunidades más cumplidoras y que podría volver a repetirse en apenas unas horas.

En otro orden de cosas, durante la reunión de esta tarde, y según la información publicada por Europa Press, Montoro aprovechará para informar del límite de gasto no financiero para 2016 y presentará el informe sobre la reordenación y racionalización del sector público. Asimismo se dará notificación de los Planes Económico Financiero que deben presentar las autonomías y se elegirá al nuevo vicepresidente del Consejo.