Destacado Empresas

Goirigolzarri: “Hay que preocuparse y ocuparse” de la reputación del sector financiero

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha defendido este jueves en Barcelona que “hay que preocuparse y ocuparse” de la reputación del sector financiero “escuchando lo que la sociedad nos está reclamando” porque, ha reconocido, “cuando uno escucha a la sociedad, es evidente que está muy decepcionada con el funcionamiento del sistema financiero durante la crisis”.

Goirigolzarri ha participado en el 5º Congreso Nacional de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), que acoge Barcelona ayer y hoy bajo el lema ‘La empresa humana. Si puedes imaginar la tecnología, es que está cerca… ¿Pero cuáles son las consecuencias?’, en el que ha pronunciado una conferencia titulada ‘Los desafíos de la banca del futuro’.

El presidente de la entidad ha advertido de que “el reto más importante” al que se enfrenta la banca es el reputacional. A este respecto, ha admitido que la crisis económica ha tenido “un impacto muy relevante en la reputación del sector” y, a día de hoy, no ha conseguido recuperar “ese reconocimiento social tan necesario para cualquier empresa”.

En este sentido, ha asegurado que “mantener una permanente sospecha sobre el sistema financiero tiene repercusiones negativas en el medio y largo plazo para la sociedad en su conjunto”.

Goirigolzarri ha explicado que el sector “debe ser rentable y transparente” ya que “no es sostenible en el tiempo” una situación en la que la rentabilidad está por debajo del coste de capital que requieren los inversores, porque estará infracapitalizado y no podrá financiar a su economía, siendo un freno para el desarrollo del país.

Con todo, ha puesto en valor que el avance en materia de prácticas de gobierno corporativo es “incuestionable”, aunque ha admitido que “posiblemente seguiremos cometiendo errores, porque somos falibles”.

“Mientras desarrollamos lo anterior, debemos explicar a la sociedad cuál es nuestro papel”, ha apuntado, para remarcar después que “debemos hacer ver que un sistema financiero sólido es imprescindible para asegurar un crecimiento sostenible de la economía española, que es, a su vez, el medio para asegurar un mejor nivel de vida a los ciudadanos y la condición necesaria para luchar contra el desempleo”.

El presidente de Bankia ha incidido en que “una sociedad no debe pensar que los bancos no deben ganar dinero” y para ello “es importante explicar que el sistema financiero español compara muy bien en términos de calidad de servicio con los del resto de sistemas europeos y con el de Estados Unidos”.

 “La banca española tiene una oferta muy competitiva en precio y servicios”

“Además, el alto grado de competencia que existe en el sector ha propiciado una oferta muy competitiva, no solo en términos de servicio, sino también de precios”, ha destacado en el marco del 5º Congreso Nacional de Directivos de APD. En este sentido, ha afirmado que “los costes de financiación de las pymes españolas, si se ajustan por las primas de riesgo de los distintos países, son de los más bajos de Europa”.

Y en el caso de las hipotecas, “los tipos, analizados viendo el coste real pagado por el cliente, han estado muy por debajo de lo pagado por los alemanes, franceses, italianos o británicos durante los diez últimos años, ha señalado Goirigolzarri, quien ha defendido que el sistema hipotecario ha sido “muy positivo para la sociedad española” y ha permitido el acceso en propiedad a la vivienda al 80% de la población, cifra muy superior a la de otros países de nuestro entorno.

Ética digital

Goirigolzarri ha reconocido, además, que la irrupción de las nuevas tecnologías y el cambio de hábitos de los clientes del sector financiero, derivado de su creciente digitalización, es “uno de los principales retos estratégicos” a los que se enfrenta la banca.

“Invertir en conocimiento del cliente es la forma de hacer que los contactos de nuestros gestores sean eficientes”, y estas inversiones “han permitido a Bankia tener un 55% de nuestros clientes con gestión personalizada a través de distintos canales”, ha señalado.

“La tecnología es un arma que nos debe permitir mejorar el servicio a nuestros clientes y hacerlo, además, de manera eficiente” y “una mayor competencia es muy buena porque los grandes beneficiados son los clientes”, ha indicado.

En este sentido, ha dicho que la entrada en el sector de nuevos competidores lo ve más “como una oportunidad que como una amenaza”, pero para ello es necesario que haya “una misma regulación para todos los jugadores del mercado”.

En el transcurso de su conferencia, se ha mostrado convencido de que la innovación combinada con la tecnología va a dar una oportunidad de desarrollar “un modelo mucho más eficiente, combinado con un excelente servicio”.

Y en este proceso de implantación de nuevas tecnologías, los bancos habrán de esforzarse en que sean “inclusivas, transparentes y responsables” porque “los clientes también necesitan que desde las entidades financieras se les garantice el derecho a la privacidad y la seguridad de sus datos personales”, ha señalado Goirigolzarri, quien ha explicado que “esto es lo que defendemos desde Bankia: la ética digital”.

“Ni las personas ni las empresas van a utilizar una tecnología en la que no puedan confiar”, ha dicho, para concluir que, en este proceso, las entidades vencedoras serán las que “den una respuesta de alta calidad en las relaciones virtuales de sus clientes, impulsando una ética digital que proteja la privacidad de los datos, y al mismo tiempo acomoden la red de distribución tradicional para que no sea una desventaja sino un complemento en la multicanalidad y una fuente de ventajas competitivas”.