Política Sectores

González-Páramo mantiene que el comercio mundial ha perdido dinamismo

Destacó la creciente importancia de los flujos económicos entre Estados Unidos y Europa

El consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González-Páramo, ha recordado en la mesa redonda ‘TTIP, la palanca de crecimiento que necesita Europa’, que el comercio mundial ha perdido dinamismo, tanto por factores cíclicos como la recesión de Europa, como por factores estructurales con el aumento de la restricción a los intercambios y el descenso de los acuerdos comerciales.

En este sentido, considera que el Acuerdo Trasatlántico para el Comercio y la Inversión entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP por sus siglas en inglés) debería ser el marco de referencia global para impulsar el comercio internacional, reforzando así la cooperación.

El acuerdo del Tratado del Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos se apoya en tres pilares, que son: mejorar el acceso a los mercados; reducir las barreras respetando las singularidades de cada área; e incluir nuevas reglas que ayuden a las empresas. En este último sentido, González Páramo destaca a las pymes, que son uno de los principales objetivos en el acuerdo porque podría favorecer su acceso al mercado energético y de materias primas.

El consejero ejecutivo de BBVA también destacó la importancia de los flujos económicos entre Estados Unidos y Europa, los cuales están en crecimiento. En este sentido, incidió en que la importancia de Europa en el comercio de bienes se mantiene pese al dinamismo de Asia, y que Europa mantiene mayores cuotas en el comercio de servicios, mientras que en inversión extranjera directa el vínculo entre las dos áreas es muy estrecho.

El consejero ejecutivo de BBVA también explicó que la reciente autorización al Gobierno de Estados Unidos para negociar acuerdos comerciales sin enmiendas posteriores del legislativo  favorece la llegada de acuerdos, aunque no en todos los asuntos que hay sobre la mesa.

A este respecto, señaló que aún hay pendientes una serie de retos: el primero de ellos hace referencia a cuál será el papel de China en el desarrollo  del comercio a nivel mundial y de los distintos acuerdos que se están negociando. En segundo lugar, queda pendiente el tratamiento de los aranceles agrícolas y del comercio de alimentos, así como la eliminación de barreras a la inversión.

Yasmina Pena