Sectores

Google da la cara, defiende el modelo de negocio de Android

Destaca que el sistema operativo ofrece gran flexibilidad y bajos costes a los fabricantes 

Han pasado casi 10 años desde que Android saliera al mercado –desde 2007-. Un sistema operativo de código abierto que en sus inicios tenía “un aspecto simpático, retro-futurista: como si fuera un gadget de una película de ciencia ficción de 1970 ubicada en el 2038”, según admiten desde Google.

Pero mucho tiempo ha pasado desde entonces y a día de hoy, Android se ha convertido en software más utilizado en el mundo, acaparando para el año 2014, el 81,5 por ciento del mercado y vendiendo 1.059 millones de unidades.

Competencia real

El único competidor real es iOS, aunque este último juega en otra liga al ser exclusivo de productos de la compañía de Cupertino, Apple. Aun así, logró exclusivamente controlar el 14,8 por ciento del sector.

Microsoft, por su parte, parece que en los últimos años está intentando despertar, por lo que ha empezado a recortar terreno a los dos primeros a través de las últimas versiones de Windows Phone –cada vez más pensada para este tipo de dispositivos-. Ya en 2014, contaba con el 2,7 por ciento del mercado y sigue subiendo.

Google responde

Es esta situación la que ha hecho saltar las alertas de la Unión Europea, que esta semana acusaba a Google –propietaria de Android– de haber desarrollado una estrategia para “preservar y fortalecer” su posición dominante.

Se le culpa, en definitiva, de favorecer la instalación de Android y sus aplicaciones a fabricantes de dispositivos móviles, con lo que se habría restringido la competencia y la innovación en este campo.

Ante estas acusaciones Google ha querido dar la cara y defender a su pequeño ‘androide verde’ con una respuesta a nivel global y que explica las causas del éxito del sistema de código abierto.

“La Comisión Europea ha estado investigando nuestro enfoque y hoy ha anunciado un Pliego de Cargos, realizando preguntas sobre el impacto en la competencia. Nos tomamos estas preocupaciones muy en serio pero creemos que nuestro modelo de negocio permite a los fabricantes reducir sus costes, tener mayor flexibilidad al tiempo que ofrecen a los clientes un control sobre sus dispositivos móviles sin precedentes”, aseguraba  Kent Walker, Senior Vice President & General Counsel del buscador.

Modelo de negocio

Desde Google, sin embargo, aseguran que es totalmente operativo el uso de Android sin el uso de aplicaciones del buscador. Así, compañías como Amazon utilizan métodos en los que es posible descargar el sistema operativo de manera gratuita y modificarlo de la manera que se desee.

Lo que no entiende el propio Walker es el ataque organizado por la Comisión Europea, ya que como confirma –y es totalmente comprobable- los smartphones que se comercializan “vienen con decenas de apps preinstaladas de Microsoft, Facebook, Amazon, Google o las compañías de teléfonos”. Por lo que se ha convertido en una práctica habitual, más allá de lo que hace la multinacional californiana.

En este punto se destaca, también, la sencillez con la que cuentan los usuarios para descargar aplicaciones de otras compañías – término que se puede traducir como competencia-. La popularidad de Spotify, Whatsapp, Angry Birds, Instagram o Snapchat dan buena cuenta de ello.

Admiten, eso sí, que es totalmente gratuito para los fabricantes usar este software, ya que el modelo de negocio que explota se basa en producir ingresos a través de las Apps de Google y los servicios que se distribuyen a través del sistema.

Queda una pregunta abierta: ¿Actúa Google con prácticas monopolísticas o Android ha crecido gracias a ofrecer un gran sistema a costes bajos? La respuesta, en parte, la dará la Comisión Europea.

Diario Financiero