Noticias Sectores

Green Drivers GP: Compitiendo por la eficiencia

Cada mínima presión sobre el acelerador gasta y contamina, cada cambio de marchas que no haces ahorra dinero, cada frenazo que no das son euros que no pierdes. Pequeños gestos, grandes beneficios. Esa es la principal conclusión a la que llegan los expertos en conducción eficiente. Northgate celebraba el pasado 23 de mayo una nueva edición de Green Drivers GP para intentar fomentar este tipo de prácticas entre sus clientes. Lo hacía en el circuito de Cheste con la presencia de grandes pilotos como Nico Terol, Juan Fran Guevara y Jordi Torres

Y ¿qué mejor manera de aprender estos trucos que en plena competición? Una carrera de furgonetas por el mítico circuito de Cheste es la fórmula elegida por la compañía de renting flexible para poner en práctica todos estos trucos. Ese es precisamente el reto de la carrera: no gana el que llega antes sino el que gasta menos. Y para no gastar es necesario no correr, algo complicado teniendo a tus pies un recorrido como este…

Antes de empezar la competición, los 50 conductores participantes recibieron un curso teórico sobre conducción eficiente, en el que se les enseñó a los participantes ­unas sencillas técnicas para reducir emisiones y combustible. El formador Ángel Vilches, de Proyecto 7, explicó el concepto de conducción eficiente: “es la que mejora todos los parámetros: ahorra energía y dinero, reduce los costes de mantenimiento y las emisiones de gases y mejora la velocidad media”. “Gracias a este tipo de conducción”, continuó, “se reduce hasta un 30% el consumo y las emisiones con respecto a una conducción agresiva”. La clave, según él, está en la anticipación, en mirar lejos, y en aplicar algunos trucos como el freno motor, no realizar frenadas bruscas, arrancar y acelerar suavemente o bajar las ventanillas en vez de poner el aire acondicionado. Pero, sobre todo, que el conductor esté relajado: “a más estrés, más conducción agresiva y, por lo tanto, más consumo”.

Posteriormente se pusieron en práctica los conocimientos adquiridos gracias a una competición en dos categorías: pilotos y equipos. Cada equipo, formado por dos pilotos, contó con dos tandas cronometradas. Gracias a un complejo sistema de medición, una vez terminada la competición se midió el consumo de combustible y los tiempos realizados, resultando ganador quien menos combustible hubiera utilizado.

Los integrantes del equipo Campos Racing organizaron de manera simultánea el “Pit Stop Challenge”, una competición por equipos de cambio de neumáticos a un monoplaza. Los participantes utilizaron las mismas herramientas que los mecánicos profesionales de Fórmula Uno, y fueron cronometrados, ganando el equipo que en conjunto terminó antes el cambio.

Este evento, que lleva celebrándose cuatro años consecutivos con numerosos participantes, es la seña de identidad de la compañía en su compromiso con el medio ambiente. Está enmarcado en su política de sensibilización a los clientes, especialmente a los conductores habituales de flota.