Noticias

Grupo Norte afronta 2016 con la mente puesta en Portugal

Tras los triunfos cosechados en Chile y Perú, la sociedad espera repetir  éxito en el país vecino

Grupo Norte afronta 2016 con optimismo. A pesar de ser un año en el que se abren grandes retos para la compañía; los buenos resultados del ejercicio anterior, en el que se alcanzaron los 200 millones de euros en ventas, ofrecen la fortaleza suficiente para afrontarlos con el valor y la determinación necesarios.

Y es que, el negocio especializado en la prestación de servicios –con más de 40 años de experiencia profesional- espera dar el salto empresarial a Portugal este año, con los riesgos que una aventura comercial de esta envergadura conlleva.

“Hay clientes en España que nos han pedido que les acompañemos en sus proyectos de Portugal y nuestra obligación como compañía es defender el mercado ibérico, aunque, como cada vez que vamos a un nuevo país, nuestro propósito es impulsar un proyecto propio”, aseguraba durante la presentación de los resultados para 2015 el presidente del Consejo de Administración, José Rolando Álvarez Valbuena –encargado de presentar el evento-.

Según se ha adelantado este martes, se espera que durante 2016 se establezca la primera delegación en Lisboa, para en el futuro expandirse hasta Oporto. “Creemos que el mercado ibérico cada vez está más consolidad y unido. Nuestra presencia viene a consolidarlo más”, concluía Rolando sobre esta cuestión.

Nuevo modelo de negocio

Pero lejos del negocio fuera de nuestras fronteras, sin dejar de mencionar los excelentes resultados de la compañía en Chile y Perú, –donde obtuvo un volumen de ventas de 4,6 millones y un crecimiento del seis por ciento- Grupo Norte ha apostado en transformar su modelo de negocio, durante el último año.

“Hemos dejado de ser una empresa especializada en la gestión de personas”, admitía orgulloso el directivo durante el evento. Aunque hasta los gestos más valientes muestran sus sombras en la vida real: el Ebitda de la compañía descendió desde los 3,2 millones de euros a los 2,4  –por los gastos no recurrentes llevados a cabo en valor de las inversiones en equipamiento y recursos humanos de perfil alto-.

“Reinventar la industria de los servicios requiere mucha pedagogía para que seamos capaces de entender que un mundo en el que la sociedad del cambio es el verdadero paradigma, la división ya no se establece entre productos y servicios, sino entre necesidades y soluciones. Nosotros somos expertos en crear soluciones”, concluía Rolando.

Creando empleo

“Solo sabemos crecer creando empleo”, se exponía desde el grupo como uno de sus valores añadidos principales. Mientras tanto, mantienen las buenas perspectivas para 2016, por lo que esperan contratar a más de 700 personas.

Una tendencia continuista con la política que ha mantenido el grupo –incluso en los años más duros de crisis económica-. Durante 2015, Grupo Norte contrató a más de 540 nuevos empleados. Además, se enorgullecen de su labor integradora en este sentido, ya que entre sus trabajadores se cuenta con más de 400 personas con discapacidad y 113 víctimas de violencia de género.

Sin embargo, desde la compañía lamentan la situación del mercado laboral español, ya que a pesar del alto nivel de paro que existe en el país, existen 85.000 ofertas de empleo que siguen sin cubrirse, por falta de candidatos adecuados –según el último informe de Eurostat-.

Una situación que, a nivel particular, también sufren en Grupo Norte, ya que cuentan con más de 30 procesos abiertos, de perfil alto, que siguen sin cubrirse en la actualidad.

Compromiso con la nación

Por otro lado, Grupo Norte contribuyó a las arcas del Estado con 90 millones de euros en concepto de impuestos directos e indirectos. Una tasa que supone un ascenso de veinte puntos porcentuales y que se reparten entre los 46 que se corresponden con la Seguridad Social; los 34 millones de euros recaudados por el IVA y los 10 millones del IRPF.

Un Estado que atraviesa en la actualidad una acuciante crisis política: “no nos podemos permitir el lujo de pensar que podemos dejar de hacer reformas. Hay que seguir con ellas para ganar  competitividad y flexibilidad”, admitía Rolando sobre las intenciones de algunas fuerzas políticas, y advertía al nuevo Gobierno de que debe “elegir bien el camino que quiere tomar”.

“No se pueden realizar más ajustes en las personas y en los impuestos. Estos problemas hay que resolverlos por la vía de la eficiencia”, sentenciaba en este sentido el propio directivo, que sentenciaba confiando en la capacidad de crecimiento de España.

“Este país podría crecer, potencialmente, al cuatro por ciento, ya que cuenta con un potente sector exterior y con un mercado interior que vuelve a tener confianza”, admitía en este sentido.

Así y con todo, España continúa en este periplo de indecisión política. El futuro es incierto en este sentido, aunque prima que se resuelva rápido la situación, para –igual que Grupo Norte- lograr ser un país eficiente e innovador. Hay que tomar el buen camino y una vez se haya escogido, tomar velocidad.

Diario Financiero