Opinión

Hace 12 años que dijimos adiós a la peseta

El 28 de febrero de 2002, hoy hace 12 años, la peseta dejó de ser moneda de curso legal, a pesar de que estaba circulando desde el 1 de enero de ese mismo año. Esta unidad monetaria acuñada en España se usó desde el 19 de octubre de 1868 hasta que el el 19 de junio de 2001 se acuño la última moneda de cien pesetas. No se emitió a partir de entonces ni una peseta más, esa moneda que ha formado parte durante tantos años de la historia de un país como el nuestro.

Las personas que han vivido la época de las pesetas y ahora los euros, aun piensan en pesetas para ver de verdad cuanto es lo que cuestan las cosas o cual es el beneficio que nuestra empresa va a ganar. ¿Quién no ha dicho alguna vez 8 millones de pesetas en lugar de 50.000 euros? O sin ser tan exagerados, ha dicho 500 pesetas en lugar de tres euros.

La elección del nombre se debió principalmente a su familiaridad de uso. Algunas denominaciones como maravedí, real, escudo, etc… quedaron sepultadas bajo el término peseta, comúnmente utilizado en el período de Isabel II. Parece ser además, que ya en Cataluña habían circulado pesetas desde antes de la Guerra de la Independencia.

Cada billete de pesetas ha querido rendir homenaje a un hecho significativo, a una personalidad ilustre, a una magnífica obra de arte. Desde monarcas, pintores, escritores, científicos, hasta monumentos, pasajes literarios o acontecimientos como el Descubrimiento de América, han desfilado por los anversos y reversos de los billetes, reflejo fiel del sentimiento, la cultura y la expresión artística del país.

Al final nos sumergimos en ese proyecto llamado Unión Europea donde nuestra “rubia” dejaría de tener sentido. Todos los países que se adhirieran a este plan europeo tenia que renunciar a su moneda. Y así es como dijimos adiós a la peseta.