Sectores

Hacienda estudia mantener el ‘tipo cero’ a las Comunidades cumplidoras

El resto tiene un plazo de 15 días para presentar las medidas que adoptarán para reducir el déficit

Hacer bien los deberes tiene su recompensa. Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, ha confirmado esta mañana, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, que desde su departamento se está estudiando “mantener el tipo cero a las Comunidades Autónomas acogidas al Fondo de Facilidad Financiera”, eso sí con el matiz de que deberán haber cumplido con el 0,7 por ciento de objetivo de déficit para 2015.

Éste sería el “reconocimiento en forma de ventaja” que premiaría el esfuerzo de Canarias y Galicia, dos de las tres regiones que mejoraron las exigencias pactadas en casi dos décimas, cerrando el año con un negativo del -0,54 por ciento y del -0,57 por ciento respectivamente.

Así mientras el resto de autonomías acogidas a alguno de los Fondos de Financiación del Estado -Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) o Fondo de Facilidad Financiera (FFF)- tendrán que asumir un 0,834 por ciento de intereses sobre el principal, canarios y gallegos seguirán disfrutando de financiación a coste cero para mantener sus servicios públicos.

Pese a que sus cuentas también progresaron adecuadamente y terminaron el año con un -0,69 por ciento la prebenda no será aplicable al País Vasco por disponer de un régimen fiscal propio. No obstante, Montoro ha aclarado que aunque todavía está por definir cuál será la fórmula, la”discriminación positiva” se hará extensible a la comunidad que preside el Lendakari Iñigo Urkullu.

No disponibilidad  

Entre lo positivo de la nueva política es que se está recuperando la tradición epistolar. Si bien Cristóbal Montoro, dando “cumplida respuesta” a las recomendaciones de Bruselas, enviaba ayer miércoles una carta a las 14 Comunidades Autónomas que rebasaron los objetivos de déficit en la que se insta a “aprobar la no disponibilidad de créditos y efectuar la correspondiente retención” en apenas 15 días serán éstas las que deberán responder con su correspondiente remesa.

Las misivas autonómicas deberán detallar la relación de medidas a adoptar para cumplir con el objetivo del -0,3 de déficit público exigido para este año, siendo éstas valoradas tanto por la propia Hacienda como por la AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) según ha explicado el ministro en funciones.

Este cruce de cartas da respuesta a lo estipulado en el apartado de medidas coercitivas dispuestas en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF) por las que los 84.766 millones en total -81.979 de principal más 2.786 de intereses- que se transferirán a las autonomías en 2016 deberán destinarse única y exclusivamente a cubrir las desviaciones.

Montoro ha abundado, de nuevo, en la idea de que “no estamos pidiendo más recortes de gasto sino que se adecúen a las exigencias de déficit”. Las comunidades deberán por tanto ajustarse al techo de gasto, es decir, al 1,8 por ciento de crecimiento de PIB potencial.

Las comunicaciones recogen, una a una, el detalle de los incrementos en las cuantías que recibirán “en concepto de recursos del Sistema de Financiación Autonómica”, y que oscilan entre los 48 millones de Cantabria y los 1.862 de Extremadura (ver cuadro 1).

Carta Montoro
Cuadro 1 – Fuente: Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas

Respecto al cumplimiento de los objetivos para este año, Montoro confía en que la provisión de financiación de más de 7.400 millones de euros correspondientes a la liquidación de 2014, unida a los casi 3.000 millones de ahorro de intereses aplicados a la corrección del déficit  “permitirán tener la corrección deseada”. No obstante, aunque se pueda dar respuesta positiva al pacto de estabilidad, “el Gobierno a pedirá a Bruselas la flexibilización de los objetivos. La disposición está abierta y sigue adelante”, concluía.

Por otra parte, entre las condiciones a las que se tendrán que someter las comunidades acogidas al FLA está la de adherirse al instrumento de sostenibilidad del gasto farmacéutico establecido en la Ley de Sanidad así como al protocolo de Farmaindustria y de otros que se puedan acordar con el sector.

Comunidades morosas

No ha sido éste el único sobre que los Consejeros autonómicos de Hacienda han tenido que abrir en las últimas semanas. Una decena de ellas también han sido apercibidas el pasado 01 de abril por el incumplimiento reiterado del Periodo Medio de Pago (PMP) a proveedores. Desde la secretaría general de Coordinación Autonómica y Local recuerdan que, “en aplicación de la LOEPSF”, deberán actualizar en el plan de tesorería “el importe de los recursos que va a dedicar mensualmente al pago a proveedores”, así como “el compromiso de adoptar las medidas cuantificadas de reducción de gastos, incremento de ingresos u otras medidas de gestión de cobros y pagos, que le permita generar la tesorería necesaria para la reducción de su periodo medio de pago a proveedores hasta el plazo máximo que fija la normativa sobre morosidad”.

Cabe destacar en este sentido los casos de Aragón, Extremadura, las dos comunidades intervenidas y que habrían resultado notificadas incluso hasta tres veces con carácter previo, la primera en septiembre de 2015 y las otras dos en el mes de marzo de este año. Sin llegar a este extremo, Valencia también habría sido advertida en dos ocasiones el pasado mes de marzo por el propio secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta.

En otro orden de cosas, en cinco autonomías, entre ellas Madrid, no hay dos sin tres, y se les ha requerido den cumplimiento al “suministro de información a través del FACE (registro de entrada de facturas electrónicas)”.

Asumir responsabilidades

En un tono más calmado que el de la pasada semana, Montoro ha reconocido el papel de las Comunidades Autónomas “a la hora de despertar el crecimiento económico y la creación de empleo en nuestro país” y ha alabado su crecimiento pese a que éste se da un “ritmo muy estrecho”.

Los datos de cierre ponen de manifiesto que “son las que quedan más desviadas, lo que no quiere decir que no hayan hecho un esfuerzo durante el último año”, puntualizaba. De hecho el déficit de las autonomías se habría reducido a la mitad desde el inicio de la legislatura, pasando del -3,35 por ciento conjunto en 2011 al -1,66 de 2015.

Ahora bien aunque “cada administración debe asumir sus responsabilidades”, el Gobierno no se desentenderá de sus vástagos regionales. Montoro ha anunciado que “atendiendo a la petición de los presidentes autonómicos y, dentro de las posibilidades que se le permite a un Gobierno en funciones convocará a un comité de expertos que trabaje en el nuevo modelo de financiación”.

¿Por qué ahora?

El ministro ha respondido a la reflexión común de “¿por qué se aplica ahora?”. La razón tendría su base bien en el voto de confianza o bien en el exceso de celo del Gobierno, que tomó como referencia y dio por sentado la continuidad de la tendencia de 2014 cuando el total del déficit de las Administraciones Públicas “se acomodó al objetivo marcado en la senda de estabilidad. El año pasado se cerró en el 5,8 y no tuvimos apercibimiento y por tanto no se necesitó hacer nada”, observaba Montoro.

A ello se añade la “aplicación de los tiempos” que se marcan por el Sistema de financiación autonómica.