Destacado Empresas Noticias

Iberdrola reduce 1.410 millones en el primer semestre, un 7,1% menos

Iberdrola registró un beneficio neto de 1.410,5 millones de euros en el primer semestre de 2018, lo que supone una reducción del 7,1% con respecto a los 1.518 millones obtenidos en idéntico periodo de 2017.

Según ha informado la eléctrica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la caída se explica por la falta de extraordinarios, que el año pasado alcanzaron los 442 millones gracias a la fusión Siemens-Gamesa y a la revisión de precios de la cartera de contratos de gas en España. También ha tenido un impacto negativo de 69 millones la evolución de los tipos de cambio.

De hecho, el beneficio neto ordinario aumentó un 27%, hasta los 1.367,7 millones de euros. Este incremento responde a la buena marcha del negocio internacional, a los retornos crecientes de los 20.000 millones de euros invertidos en los últimos cinco años, a la mayor eficiencia y a la normalización de las condiciones operativas en los mercados de referencia de la compañía.

Los ingresos de Iberdrola también aumentaron y fueron de 17.586,6 millones de euros en el semestre, un 17,5% más que en el mismo periodo del año anterior.

Por su parte, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se incrementó un 17,1%, hasta alcanzar los 4.435,9 millones de euros. Si se excluye el efecto del tipo de cambio, con un efecto negativo de 260 millones de euros, el aumento sería del 24%.

 

Dividendos

Además, Iberdrola reparte hoy un dividendo de 0,186 euros brutos por acción, que se suma a los 0,140 euros ya pagados en enero, en el marco de la primera edición de su dividendo flexible.

En total, la retribución a los accionistas de Iberdrola asciende a 0,326 euros brutos por acción con cargo a los resultados del ejercicio 2017, lo que supone un 5,1% más que la cifra pagada en 2016 (0,31 euros).

De acuerdo a las Perspectivas Estratégicas 2018-2022 del grupo, presentadas el pasado mes de febrero, Iberdrola prevé alcanzar al final del periodo un beneficio neto de entre 3.500 y 3.700 millones de euros y mantener su política de remuneración al accionista, “creciente” en línea con los resultados. El beneficio neto esperado implicaría alcanzar un dividendo de hasta 0,4 euros brutos por acción al final del plan.

En esta primera edición del sistema ‘Iberdrola Retribución Flexible’, la compañía ofrece a sus accionistas tres opciones para recibir su remuneración: cobrar el importe correspondiente a su dividendo complementario (0,186 euros brutos por acción) directamente en efectivo, vender sus derechos de asignación en el mercado o bien obtener nuevas acciones liberadas del grupo de forma gratuita. Los accionistas que elijan la última opción deberán disponer de 35 derechos de asignación gratuita para obtener una nueva acción. Las tres opciones no son excluyentes, por lo que el accionista podría elegir una de las alternativas o combinarlas de acuerdo con sus preferencias.

El sistema ‘Iberdrola Retribución Flexible’ asigna por defecto la opción de recibir nuevas acciones, por lo que aquellos accionistas que prefieran recibir su retribución en efectivo deberán haberlo comunicado a su entidad bancaria entre los días 9 y 23 de julio (hasta el 19 de julio en caso de que se opte por recibir el dividendo complementario).

Para llevar a cabo esta nueva edición del sistema de retribución, se realizará un aumento de capital de, como máximo, 1.194 millones de euros de valor de mercado.