Empresas

Iberpapel mantendrá su política de dividendo a pesar del impacto negativo de la reforma eléctrica

El presidente de Iberpapel, Iñigo Echeverría ha reconocido que el sector del papel “está pasando un momento complicado, pasa con frecuencia a lo largo de los años y hemos notado la bajada de precios”. Concretamente, ha explicado el presidente el precio del papel ha caído un 13%, “si hubiéramos repetido el precio que teníamos un año antes, los resultados se habrían resentido reduciéndose un 25%”, ha explicado en una entrevista a Gestiona Radio. Eso sí, en el mes de abril confirma el empresario que se ha mejorado, “no se ha deteriorado más el precio. Las grandes corporaciones están muy ajustadas, pero esperemos que mejore la situación”.

No habrá cambios en la política de dividendos
El próximo día 22 de mayo hay convocada asamblea general de Iberpapel y se prevé repartir un dividendo complementario de 0.2 euros brutos el próximo día 3 de junio. A pesar de estar en un escenario incierto, Echevarría ha explicado que siempre han pensado en el largo plazo, ”miramos a 5 años, esto nos ha obligado a llevar una política financiera muy conservadora, hemos podido paliar los años buenos con los malos de modo que los accionistas tengan buena retribución acorde con sus inversiones”

Ha explicado además Echevarría la situación de Iberpapel, una disposición que normalmente es “atípica en el mercado, no tenemos un crédito con ningún banco y contamos con más de 30 millones en caja” que aprovecharán para acudir a nuevas oportunidades que se presenten. “En los últimos diez años habremos invertido unos 200 millones de euros y aun así, tenemos una buena caja”, ha dicho el presidente. “En estos años, con esta tesorería saneada pagaremos el dividendo a nuestros accionistas, así que no cambiaremos nuestra política de dividendos a pesar de no poder hacer previsiones”, ha dicho a Gestiona Radio el presidente.

Aplicar el peor escenario posible ante la reforma eléctrica
Como muchas de las empresas industriales de este país, Iberpapel está a la espera de conocer a fondo la reforma eléctrica del Gobierno de Mariano Rajoy y por lo tanto el impacto que ésta tendría en las cuentas de resultados. Echevarría admite la influencia negativa que tiene este proyecto sobre el sector, aunque ha insistido en decir que “es pronto para saber cuál es el problema porque seguimos trabajando sobre una propuesta de orden ministerial no ratificada”. De todos modos, Iberpapel se cubre las espaldas, por ello el empresario ha explicado que están “aplicando el peor escenario posible con esta reforma y la situación actual”. Ha confirmado Echevarría que las noticias que tienen sobre este marco regulador de Industria es que “puede haber alguna modificación y tenemos un espíritu más optimista, al final tendrán que escucharse las alegaciones, pero tenemos una cierta incertidumbre”.

¿Habrá marcha atrás en este proyecto?
“Algo va a haber o debería haberlo. A medio-largo plazo creo que habrá una revisión de la reforma” han apostillado desde Iberpapel. Ha explicado Echevarría que la industria española lo que busca es “tener un precio competitivo energéticamente hablando porque nosotros competimos con escandinavos y con portugueses, en España tenemos un Kw industrial muy caro” y esto, ha asegurado es “letal para las empresas, para la nuestra no, que es eficiente, pero en otros sectores quizá no podrá ser”.

Inversiones forestales en Latinoamérica
Otra de las patas del negocio de Iberpapel es la venta de madera. Este año ha explicado el presidente que la venta de madera está teniendo poca incidencia pero cree que les dará “alegrías en los próximos años, hemos hecho una fuerte inversión forestal en Latinoamérica, la demanda de madera crecerá porque arranca una fábrica de celulosa de 1 millón 300 mil toneladas en Uruguay. Nosotros estamos ahí buen posicionados como proveedores”, ha concluido Echevarría.