Empresas

Imaz (Repsol) defiende las prospecciones petrolíferas porque el actual modelo “no es eficiente”

“El principal reto del gas y el petróleo a futuro es la sostenibilidad y la competitividad”, ha insistido esta mañana Josu Jon Imaz, CEO de Repsol en ESADE Madrid a los principales responsables, analistas y ejecutivos del sector de la energía. El evento, organizado con la colaboración de Kic InnoEnergy, BCG, Energía y Sociedad y Aspen Institute, ha profundizado en los desafíos a los que se enfrentan gobiernos y empresas de cara a un importante aumento de consumo energético en los próximos veinte años y la necesidad de reducción de emisiones tóxicas de la industria.

“Nuestro actual modelo no es sostenible”, reconoce Imaz para quien es necesaria una mirada a largo plazo y, sobre todo, inversión, “la única capaz de garantizar el suministro a una creciente clase media, sobre todo de países emergentes”. “Es cierto que somos parte del problema, pero también parte de la solución porque, para poder abastecer esta demanda se va a necesitar un 35% más de energía”, aclara. Para cambiar el modelo, el CEO de Repsol reivindica el papel de la tecnología y la innovación, y señala el caso de Estados Unidos como un ejemplo a seguir.

Pero para poder adaptar el esquema estadounidense y competir con él, Rafael Mateo, CEO de Acciona Energía, afirma que antes debería haber “más fuentes de energía propias y un verdadero mercado único a través de una fuerte presencia del sector en el Tratado Transalático de Comercio (TTIP). En particular, y en lo que respecta a España, Mateo reivindica la posición de nuestro país como “un verdadero puente de gas entre América y Europa aunque para conseguir que éste fuera eficiente, deberíamos saber reducir gastos y, todavía, tenemos una importante falta de infraestructuras para la exportación”.