Opinión

Impuesto sobre la Renta de los Patriotas Falsos

¿Qué, a que ya sienten como que respiran un poco mejor? ¿Sí, verdad? No me extraña. Según los cálculos de un think tank hoy es el último día en el que un español dedica el 100% de sus ingresos a pagar a Hacienda. Así que lo que viene a partir de ahora es limpio de polvo y paja.

No es exactamente así, pero para entendernos sirve. Las cifras son las siguientes. Un conciudadano de ustedes y de quien esto escribe que se agencie 24.000 euros al año, dedica el 50% de sus ingresos a alimentar la boca insaciable de algunos capítulos que merecen atención, como la Educación y la Sanidad, y de otros que merecen algún que otro desprecio, como las adjudicaciones a dedo de contratas multimillonarias, los letrados para tapar los sobres con dinero B y la maquinaria de propaganda oficialista. Curiosamente, los primeros no dejan de menguar y los segundos siempre son opacos.

Pero lo más curioso de todo es que quienes dictaminan esas reglas parece que cuentan con sus propios mecanismos para procurarse evasiones legales. Como los eurodiputados a los que el llamado “coletas” y los suyos han vuelto a sacar los colores, al anunciar que tributarán en España y no en Bruselas como sus compañeros de oficio, que se ahorran así 13 puntos porcentuales de IRPF. Hacienda somos todos, aunque a algunos de los que regulan a esos todos les guste olvidarse. Toda una forma muy sui géneris de sudar la camiseta de España, ciertamente.