Empresas

Impulso en las relaciones económicas entre China y España

Empresas de ambos países se reunirán para hacer propuestas dirigidas a los máximos niveles de sus gobiernos

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, y el viceministro de Comercio de la República Popular China, Zhong Shan, han firmado hoy el acuerdo, que fue propuesto el pasado mes de septiembre, para la constitución del Consejo asesor empresarial Chino-Español.

El nuevo órgano, que estará compuesto por personalidades eminentes de los círculos empresariales chinos y españoles, se reunirá en vísperas y en el transcurso de visitas de alto nivel para presentar directamente propuestas a ambos gobiernos. Su principal objetivo será  fortalecer las relaciones económicas bilaterales, tanto a nivel institucional y público como a nivel empresarial y privado.

El Consejo propondrá medidas para la profundización de la cooperación económica y comercial en sectores tales como el agroalimentario, salud, energías renovables, medio ambiente o infraestructuras, entre otros.

Asimismo, impulsará iniciativas para mejorar el acceso a los mercados de bienes y servicios, promover la facilitación de las inversiones, estrechar la cooperación en el ámbito de las materias primas, proteger los derechos de la propiedad intelectual, fomentar el desarrollo sostenible y promocionar la cooperación empresarial recíproca y el mercado con terceros.

Magnitudes de las relaciones económicas

En el periodo 2010-2014, el valor de las exportaciones de bienes españoles a China ha crecido significativamente, pasando de 2.663 millones de euros en 2010 a 4.080 millones en 2014. Por su parte, las importaciones de mercancías procedentes del país asiático aumentaron un 13,8 por ciento interanual, hasta los 19.766 millones, lo que supone el valor más alto de toda la serie histórica.

En cuanto al comercio de servicios, los ingresos se incrementaron en 2014 un 20 por ciento interanual y sumaron 519 millones de euros, al tiempo que los pagos ascendieron a 916 millones de euros, con una disminución del 2,3 en términos interanuales.

Asimismo, la inversión española en China aumentó un 100 por cien respecto a 2013, alcanzando los 515 millones de euros. El número de empresas en el país asiático se ha disparado hasta las 600, con implantación de los sectores de componentes de automoción, energías renovables, servicios financieros, servicios legales, telecomunicaciones, transporte de pasajeros, confección, turismo, ingeniería, químico y siderúrgico.

Asun Infante