Economía Empresas

Indra reduce en 350 la cifra de afectados por el ERE

Tendrá un alto grado de voluntariedad para los trabajadores de entre 59 y 63 años

Indra y los sindicatos de los trabajadores han llegado a un acuerdo por el cual la compañía reducirá a 1.400 los afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), es decir, 350 trabajadores menos porque serán recolocados en otras oficinas.

Para que los despidos no sean totalmente forzosos, Indra hará un plan con el objetivo de que la mayoría sean voluntarios, principalmente en forma de prejubilaciones. Por esta razón, indemnizará a los empleados con 40 días por año trabajado hasta un máximo de 24 mensualidades, indistintamente de si tenían un contrato indefinido o por obra. Además, los que tienen edades comprendidas entre los 59 y 63 años serán incentivados con 5.000 euros lineales y un programa de garantía de rentas por el que recibirán entre el 80 y 90 por ciento de su salario neto actual. A este programa podrán acogerse también los empleados de 57 y 58 años, recibiendo entre el 80 y el 85 por ciento de su salario.

A lo anterior se añade una paga por antigüedad por la que aquellos trabajadores que lleven más de 15 años en la empresa recibirán una cuantía de 5.000 euros y de 10.000 euros los que alcancen los 20 años.

El acuerdo se enmarca en el Plan Estratégico 2014-2018, el cual implica un objetivo de ahorro de 120 millones de euros por reestructuración organizativa en España y Latinoamérica. En la región sudamericana ya se ha iniciado el proceso y se espera que en España se lleve a cabo en el cuarto trimestre del año, quedando una parte a realizar para 2016.

“Con estas medidas se cumplen los objetivos que el sindicato se había fijado en el principio de la negociación y que contemplan el mantenimiento del máximo número posible de puestos de trabajo y minimizar el impacto traumático que la decisión de la empresa pueda tener para las personas de las que se pretende prescindir”, ha señalado CC.OO, quien ha valorado de forma “muy positiva” el preacuerdo.

Yasmina Pena