Política Sectores

Ingenieros navales piden al Gobierno que la nueva política “impulse” los proyectos de Navantia

La empresa podría hacerse con un contrato para construir buques con las características necesarias para navegar por el canal de Suez

El Colegio y Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos piden, tanto al Gobierno como al Ministerio de Industria, que la nueva política de apoyo al sector “apoye e impulse” el contrato que tiene Navantia para construir buques petroleros Suezmaxes para el Grupo Ibaizábal.

Los buques Suezmaxes son capaces de navegar por el canal de Suez, es decir, que tienen la quilla (pieza alargada que va de proa a popa por la parte inferior de la embarcación) y altura suficientemente pequeña para poder atravesar la zona. El canal de Suez se caracteriza por tener poca profundidad en sus aguas y un puente relativamente bajo respecto al nivel del mar, por lo que no todas las embarcaciones pueden navegar por él.

En un comunicado, el decano presidente del colegio, Luis Vilches Collado, asegura que esos buques “deben y tienen que hacerse”, y más después de haber perdido la adjudicación de dos gaseros que se iban a construir para Gas Natural hace dos años.

Vilches manifiesta que “estos días está en juego” el contrato de Navantia, por lo que es necesario desarrollar una “política con mayúsculas” para apoyar el “desarrollo de la flota de buques mercantes nacional” y, por lo tanto, la construcción naval española.

En el comunicado ha hecho una llamada de atención al Ejecutivo manifestando que “la cuestión clave es si se hace política industrial o nos seguimos deslizando por el tobogán de la inacción o el puro abandono de potenciar lo industrial que hemos venido sufriendo a lo largo de diferentes legislaturas de uno y otro color político”. “Hay quienes abogan por mantener la actividad por simples criterios de asegurar mano de obra y no seguir deteriorando el muy perjudicado empleo, pero nosotros queremos defenderlo también desde aspectos geoestratégicos para mantener un control sobre la seguridad de los suministros y del comercio exterior”, argumenta.

Yasmina Pena