Nacional

Interior pondrá vigilantes privados en más cárceles tras el éxito de una prueba piloto

El Ministerio del Interior usará a más vigilantes privados como “auxiliares” en las cárceles tras el éxito de la “experiencia piloto” que sea desarrollado en los últimos meses, en la que exescoltas en el País Vasco y Navarra han ayudado a las Fuerzas de Seguridad a controlar instalaciones penitenciarias.

El titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, se refirió a este asunto en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, donde la diputada Pilar Grande preguntó al ministro si con la nueva Ley de Seguridad Privada las compañías de este sector iban a acabar sustituyendo a las fuerzas policiales.

Fernández Díaz dijo que no hay “ninguna previsión” de sustituir la seguridad pública por la privada y destacó que la nueva ley garantiza que los vigilantes tienen un carácter “complementario y subordinado” a los agentes del orden.

Además, apuntó que el sector de la seguridad privada en España ha llegado a un grado de “madurez” que hace que pueda ser complementario con los agentes públicos, pero nunca con el propósito de “sustituir” a las fuerzas policiales.

Por su parte, la diputada Pilar Grande acusó al Gobierno de haber pactado con la “patronal” de la seguridad privada que sus trabajadores vayan sustituyendo progresivamente a los agentes públicos. La representante socialista relacionó esta supuesta pretensión del Ejecutivo con el “cambiazo” que, a su juicio, ha dado Mariano Rajoy desde que está en el poder, ya que ha intentado privatizar la sanidad; ha aprobado el “tasazo judicial”; o busca privatizar la seguridad pública.

Según esta parlamentaria, estos ejemplos demuestran que, con Rajoy, “España está en venta y otra vez en blanco y negro”. Sobre esta última alusión al “blanco y negro”, Grande explicó que se refería a que la potenciación de la seguridad privada y otras decisiones del Ejecutivo se parecen al ‘timo de la estampita’ que aparece reflejado en la clásica película española de ‘Los tramposos’.

Servimedia