Política Sectores

IPC. Pese a los riesgos de deflación, el Gobierno ve ventajas

El Gobierno aleja las dudas sobre el fantasma de la deflación ante el dato de IPC conocido este miércoles en nuestro país. Recordamos que el Indice de Precios al Consumo se mantuvo sin cambios en febrero respecto al primer mes del año y redujo dos décimas su tasa interanual, hasta quedarse congelado en el 0,0%, lo que supone su nivel más bajo en un mes de febrero desde que comenzara a elaborarse la serie en 1961, según informó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Ante estos datos y pese a que algunos analistas e instituciones advierten del riesgo de la deflación, el Gobierno niega que suponga un problema para la economía, destacando -por el contrario- las repercusiones positivas sobre ella.  En este sentido, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, afirmó este miércoles que un bajo nivel de inflación tiene para la economía española “más ventajas” que “riesgos”.

Durante su intervención en una jornada organizada por Ahorro Corporación, el ministro señaló que con una tasa anual del IPC del 0,0% en febrero “estamos viviendo en términos de precios una situación que es nueva para los españoles”, la de “no tener inflación”.

“Eso como todo tiene sus riesgos, pero también sus ventajas”, aseguró el titular de Hacienda, quien agregó que en el caso de España “las ventajas de no tener inflación son muy superiores a los riegos”.

“Ganamos competitividad y la mayoría de los españoles gana poder adquisitivo sin necesidad de subir sus rentas nominales”, aseguró Montoro, quien quiso dejar claro que “es mucho más lo que deja de positivo que los riesgos que puede tener”.

Por su parte, el secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, valoró también de manera “positiva” el dato porque estima que “favorece la continuidad de la competitividad” de España. En rueda de prensa, Jiménez Latorre defendió que el diferencial de la evolución de precios con la eurozona “es favorable a España”, que sigue una moderación de precios propia de “la cultura que existe en otros países”.

Respecto a una posible deflación, el secretario de Estado admitió que se trata de “un riesgo menor”, si bien apuntó que el objetivo del 2% de inflación anual marcado por el Banco Central Europeo “es una referencia a tener en cuenta”.

La CEOE insiste en “continuar con la moderación salarial”

En la misma línea se pronunció la Confederación Española de Organización Empresariales (CEOE), que advirtió de que “cualquier deterioro en la competitividad derivado de incrementos salariales supondrá una limitación para la recuperación”, por lo que insistió en la necesidad de “continuar con la moderación salarial”.

En un comunicado, la patronal valora que el diferencial inflacionista de España sea por sexto mes consecutivo inferior al de la Unión Monetaria, con un promedio del 0,8%, lo que favorece la competitividad de los productos nacionales frente a los europeos.

La CEOE indica que España “no tiene presiones inflacionistas” y apunta que en 2014 el Índice de Precios al Consumo (IPC) “registrará una gradual aceleración”, hasta situarse en torno al 0,4%. Asimismo, valora que esta estimación sea inferior a la registrada en 2013, del 1,4%, e inferior al crecimiento de los salarios en los convenios colectivos durante el mismo año, del 0,6%.

CCOO afirma que el estancamiento “ayuda” pero “no compensa” la pérdida de poder adquisitivo

Muy diferente es lo que opinan desde los sindicatos. En un comunicado  CCOO afirmó hoy que el “estancamiento” del 0% en la tasa de inflación registrada en febrero “ayuda a no agravar” la situación de los trabajadores, pero advierte que “no sirve para compensar la pérdida de poder adquisitivo acumulada durante estos años”.

Además apuntó a la subida experimentada por bienes y servicios básicos como alimentación, agua y electricidad, por tener “un claro historial inflacionista” y ser así factores que han contribuido a la pérdida de poder adquisitivo de las familias.

CCOO calificó de “dispar” la evolución que han tenido los diferentes productos que conforman la cesta del IPC, ya que las caídas de los grupos de comunicación y transportes contrasta con la subida de grupos “fundamentales” como alimentos y bebidas, vivienda, medicina o enseñanza.

Por último, el sindicato subrayó la necesidad de “impulsar” la demanda interna a través de la mejora salarial para “favorecer un reparto más justo de la riqueza” y que a su vez “sirva para impulsar el crecimiento de la economía”.

UPTA advierte de que la bajada en febrero “abre la puerta a la deflación”

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) afirmó  que el descenso en dos décimas de la tasa interanual del IPC en febrero “abre la puerta a la deflación”, y advierte que si el consumo “sigue sin repuntar”, la inflación podría estar “durante muchos meses de 2014” en negativo.

En nota de prensa, el secretario general de UPTA, Sebastián Reyna, apunta que esta situación responde “a la recesión y al freno en el consumo”, aunque añade que “al menos nos aleja de la tendencia alcista registrada a finales de 2012”.

En este sentido, UPTA prevé que durante este ejercicio la inflación mantenga un “comportamiento moderado y con ello mejore algo la capacidad adquisitiva perdida en estos años”. No obstante, insiste en que “también existe riesgo de deflación o crecimiento negativo si el consumo y la demanda interna no repuntan”.

Funcas prevé que la inflación cierre 2014 en el 0,5%

En cuanto a las previsiones, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha revisado una décima porcentual a la baja la previsión de inflación a diciembre de 2014 y la ha situado en el 0,5%.Según informa Funcas, esta revisión llega después de conocerse que la tasa interanual bajó dos décimas en febrero hasta situarse en 0.

Por ello, prevé que si el precio del petróleo se mantiene estable a lo largo del ejercicio, la tasa interanual de inflación se situará en diciembre en el 0,5%, mientras que la media anual será del 0,3%.

Fuente: Servimedia/Redacción