Sectores

Isabel Borrego: “el sector turístico no necesita más trabas tributarias”

España es el país más competitivo del mundo, pero debe continuar apostando por la calidad

A estas alturas de la lección no cabe repetir la importancia que tiene el turismo para la economía española. Protagonista del 13% del empleo y generador de más del 11% del Producto Interior Bruto (PIB). Es por ello que la secretaria de Estado de Turismo insiste en que dicho sector “no necesita más trabas tributarias”.

Lo hizo durante la tarde de ayer durante el IV Foro de Turismo de La Razón. “España es el país más competitivo del mundo en el sector”, posición que ha ocupado tras escalar ocho puestos desde 2012. Sin embargo, no debe dormirse en los laureles y hay que seguir trabajando en ello, una labor que tienen que llevar a cabo tanto los gobiernos como las empresas privadas. “Los Gobiernos deben asumir el turismo como una materia prioritaria”, explica.

Los más de 68 millones de extranjeros que visitaron nuestro país el pasado año y las importantes inversiones que empresas privadas, algunas internacionales, están llevando a cabo tienen una razón, lo hacen porque “los españoles estamos muy bien preparados”, afirma el director de La Razón, Francisco Marhuenda.

Sin embargo, los retos continúan presentes. Uno de ellos es diversificar la demanda internacional. España ha pasado de recibir, principalmente, turistas de países europeos a registrar un notable incremento de aquellos procedentes de mercados más alejados, como es el estadounidense o el asiático. Este último es el más notable, tanto que “ya hay chinos haciendo el Camino de Santiago”, explicó la Directora General de Turismo de Galicia, Nava Castro. Pero el porcentaje de turistas es ínfimo si se compara con los 1,357 miles de millones de habitantes que tiene el país. Sin duda, los visitantes asiáticos en España crecerían agilizando el trámite de los visados. Nava Castro considera éste el mayor problema a la hora de desplazarse a España.

Un modelo sostenible a largo plazo

El turismo es la gallina de los huevos de oro español y aunque se sitúe en lo más alto del ranking, su tratamiento y esfuerzos no deben cesar. Es importante que los destinos sean sostenibles a largo plazo, anticiparse y crear el, como definió Borrego, nuevo modelo de turismo del siglo XXI, ese que ofrece al turista lo que necesita, pero que no espera a que este lo pida, sino que las administraciones deben anticiparse a esas necesidades para que este sector sea entendida, cada vez más, como una “materia prioritaria”.

Un ejemplo de constante trabajo es el realizado en Murcia y Galicia, comunidades que crecen muy por encima de la media nacional. Aunque el segundo es un destino atípico en el paquete ‘sol y playa’, que al igual que las meigas, ‘habelas hailas’, es líder en turismo rural, en gastronomía y paisajes verdosos y rocosos, como lo son sus impresionantes acantilados, los más altos de la Europa Occidental. El camino de Santiago es otro de sus alicientes. Tiene 300 redes en todo el mundo y el pasado año “logró cifras históricas dentro de un año no santo”, explicó Castro.

Apostar por la calidad

Atraer un importante número de turistas pero de poca calidad no es rentable. España debe catalogarse como un destino de calidad, un hecho que va de la mano con la mejora de la calidad de vida de los residentes.

Empresas públicas y privadas lo tienen cada vez más en cuenta, como por ejemplo la cadena de hoteles NH. La Directora de Marketing y Comunicación de la empresa, Irene Fernández, expresa que su “mejor premio es lo que los clientes hablan sobre nosotros.

Yasmina Pena