Nacional

Izquierdo se desvincula de las preferentes de Bancaja

El exdirector general de Bancaja Aurelio Izquierdo ha asegurado hoy en su declaración como imputado ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que no tuvo ningún control sobre la comercialización de las participaciones preferentes que la entidad emitió en 1999 y 2000.

Izquierdo, en la breve declaración que ha prestado esta tarde, explicó además que, a pesar de haber firmado el folleto de emisión de las preferentes, no participó en la redacción de su contenido y dijo que era un asunto “muy especializado”, según señalaron fuentes jurídicas. El imputado firmó el folleto como representante de la entidad emisora, en este caso la filial Bancaja Eurocapital Finance, que tenía su sede en el paraíso fiscal de las Islas Caimán. La legislación española fue modificada en el año 2003 para que las entidades financieras no pudieran emitir preferentes desde paraísos fiscales.

Izquierdo, imputado en varias causas en la Audiencia Nacional y que a pesar de ello sigue trabajando en la Fundación Bancaja, insistió ante el juez Andreu en que no tenía ningún tipo de competencia en la comercialización de las preferentes y dijo que de esta labor se ocupaba la Dirección General de Negocio.

BUENOS RESULTADOS

Izquierdo defendió por último la emisión de las preferentes señalando que en esa época, en los años 1999 y 2000, la entidad no tenía problemas y añadió que hasta la aparición de la crisis el mercado secundario funcionó a la perfección.

En el mismo sentido se expresó Fernando García Checa, quien fue el antecesor de Izquierdo y ocupó la Dirección General de Bancaja hasta septiembre de 2007. García Checa, en su declaración como imputado ante el juez de la Audiencia Nacional, dijo que la situación de Bancaja a finales de los años 90 era “muy buena”.

Este exdirector general señaló en este sentido que Bancaja tenía en 1998 1.040 millones de euros de recursos propios y crecía a un ritmo del 17 por ciento anual. Explicó que el objetivo de la emisión de las preferentes no era tanto mejorar los ratios de solvencia y de capital de la entidad como utilizarla como vía para seguir creciendo.

MERCADO MINORITA

García Checa también reconoció ante el juez que acudieron con las preferentes al mercado minorista y no al mayorista porque en este último tenían más dificultades para encontrar compradores ya que Bancaja “no era conocido”.

Explicó a modo de ejemplo que tuvieron que cerrar la sucursal que abrieron en Estados Unidos porque la Reserva Federal del país no comprendía la configuración de las cajas de ahorro.

Este imputado fue la persona que firmó el folleto de las preferentes, en este caso en representación de Bancaja, que actuó como garante de la operación.

Con la ronda de declaraciones de hoy, el magistrado Andreu ha interrogado ya a un total 15 imputados ?entre ellos a Miguel Blesa- en el marco de la pieza del ‘caso Bankia’ en la que investiga la venta de preferentes por parte de Bancaja y Caja Madrid y la presunta utilización de estas participaciones para maquillar las cuentas de resultados de las entidades.

Fuente: Servimedia