Economía

Jornada de castigo en las bolsas mundiales

Las bolsas europeas no encuentran suelo y vuelven a protagonizar una jornada negra. No se salva nadie: Eurostoxx -2,37%, DAX alemán -2,54%, CAC francés -2,38%, MIB italiano -3,07%, Footsie londinense -1,93%.

Las caídas en la bolsa china (-3,5%) y la nueva presión sobre el crudo vuelven, una jornada más, a ser parte del problema.
El precio del petróleo se ha desinflado por debajo de los 30$ y acumula ya una caída del 20% desde inicios del año. Ante la ausencia de noticias por el lado de la demanda, la clave se encuentra ahora en saber a qué ritmo va a ir introduciendo Irán su producción en el mercado, toda vez que este fin de semana finaliza el veto a su exportación de hidrocarburos.

A medida que baja su precio, el mercado se pregunta hasta dónde está dispuesta la OPEP a aguantar sin reducir producción.

Mientras tanto, seguimos viendo cómo petroleras de medio mundo tratan de ajustar sus planes estratégicos a este escenario de bajos precios del crudo. Entre las principales medidas se encuentran las reducciones de plantilla, cancelaciones de dividendo y venta de activos.

A lo anterior se suma una mayor volatilidad por la hora bruja (vencimiento trimestral de futuros y opciones) y unos datos macroeconómicos que no terminan del convencer del todo al mercado.

El Ibex 35 se deja -2,78% y desciende hasta 8.543 puntos. Ferrovial (-0,86%), Bankinter (-1,02%) y DIA (-1,04%) podrían casi considerarse “afortunados” en la sesión de hoy, si miramos las caídas que han sufrido otros títulos: OHL -8,36%, ArcelorMittal -7,41%, Sacyr -6,35% o Gamesa -5,79%.

En Wall Street, que cerrará el lunes por festivo, el castigo a los índices también está siendo ejemplar, superando el -2%. Han presentado sus cuentas Citigroup y Wells Fargo. En ambos casos el beneficio por acción del cuarto trimestre ha superado previsiones, al igual que hizo ayer JP Morgan.

Al mercado no le ha gustado nada el dato de ventas minoristas en EE.UU., que en 2015 se elevaron solo un 2,1%, en lo que representa su crecimiento más bajo desde 2009. El dólar ha reaccionado de manera inmediata apreciándose, lo que deja al tipo de cambio eurodólar en 1,095.

El Empire manufacturero de enero se sitúa en -19,37, vs -4,00 estimado y -6,21 anterior, y también decepciona la producción industrial de diciembre, que retrocede -0,4%, el doble de lo esperado, caída que sigue al -0,9% de noviembre (y constituye la tercera consecutiva).

Solo alivia un poco la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, que sube desde 92,6 a 93,3, más de lo esperado, gracias a una mejora en las expectativas; en cambio, la percepción sobre la situación actual también sufre un retroceso.

Con China como una de las principales causantes de las caídas en todo el globo, la madrugada del martes 19 será clave para medir la situación de su economía. Publicará sus datos de producción industrial, ventas minoristas y PIB del cuarto trimestre, que apunta a un crecimiento del 6,9% interanual.

Otra de las grandes referencias de la próxima semana será la reunión de tipos del BCE. A pesar de las turbulencias que está sufriendo el mercado y del efecto que la caída del crudo tendrá en la inflación, no se espera que el organismo mueva ficha en esta ocasión.

Victoria Torre, Selfbank