Empresas

José María Castillejo: "Nunca pensé que Zinkia podría acabar cerrando"

El presidente de la productora audiovisual asegura que “la confianza en Dios” ha sido fundamental para salir del concurso de acreedores

El presidente de Zinkia, José María Castillejo, ha señalado que nunca llegó a pensar que su compañía, inmersa en un concurso de acreedores, podría llegar a cerrar. Así de tajante se ha mostrado este lunes en el programa de radio de esta casa, Pulso Empresarial, presentado por Rubén Gil.

Durante la entrevista, Castillejo ha explicado que un equipo fuerte y “la confianza en Dios” han sido los que han respaldado a la compañía y los que la han guiado para continuar con su proyecto, evitando así que la productora acabara liquidándose.

Por ello, el presidente de Zinkia, más conocida como la productora de la popular serie infantil Pocoyó, se ha mostrado optimista de cara al futuro y ha destacado que se encuentra “satisfecho, contento, tranquilo y muy agradecido” con las personas que han hecho que la compañía “vuelva a crecer”.

“Para nosotros era muy importante recuperar la confianza de mucha gente que la había perdido. Había mucho trabajo, mucho esfuerzo y mucha oración”, ha destacado Castillejo en relación al concurso de acreedores, quien ha explicado que este problema se originó como consecuencia de “un rumor interesado por parte de algunos accionistas de Zinkia destinado a hacer creer al mercado que el negocio de la compañía estaba muerto”.

“Se generó una especie de sensación de que era mentira todo lo que se les había contado, que no existía…y los acreedores empezaron a perder la confianza porque pensaban que nos íbamos a marchar”, ha afirmado el presidente de la firma.

En relación a la situación actual de la empresa, Castillejos ha explicado que todavía existe “una guerra” con unos accionistas que están intentando tomar el control de la compañía. No obstante, ha matizado que “todo está ya en una situación de normalidad” y que la productora está “pagando sus deudas, produciendo caja limpia y ganando dinero”. 

Por ello, el próximo objetivo de la firma es volver a salir a cotizar al MAB con una previsión del valor de sus acciones que se situará entre los 2,86 y los 2,78 euros, frente a los 0,48 euros que alcanzaban sus títulos cuando salió del Alternativo. Asimismo, la compañía espera superar “todo lo que queda pendiente de esta situación concursal” y desarrollar “la parte comercial que no hemos podido desarrollar” haciendo que Pocoyó “crezca lo máximo posible”.

Asun Infante