Empresas

Juan Merino: “la calidad ha de ser la hoja de ruta diaria para la mejora competitiva de la empresa”

La calidad es la base de un buen producto y, consecuentemente, del buen comportamiento de la empresa. La crisis llevó a que las administraciones y empresas pensasen que la calidad era un coste y no inversión, por lo que actualmente se ven obligadas a afrontar costes promovidos por no haber apostado por ella, señaló la directora general de la Asociación Española para la Calidad, Marta Villanueva esta mañana en el Foro de Servimedia-Comunicación ‘Una estrategia de país basada en la calidad’.

Es tan importante que debería “ser la hoja de ruta diaria para la mejora competitiva de la empresa”, afirma el presidente de la Asociación Española de Jóvenes Empresarios (CEAJE), Juan Merino, quien también insiste en que “la calidad ha de implantarse desde la Ley de Contratos del Sector Público”.

Durante el Foro se ha criticado el papel de las administraciones ya que estas deberían primar la calidad frente al precio de adjudicar los concursos de contratación pública. “Las administraciones públicas son poco conscientes del valor de la calidad frente al precio” en el momento de la adjudicación de contratos, por lo que la subasta electrónica “supone un desastre en términos de eficiencia para los ciudadanos, ya que no se tienen en cuenta requisitos de calidad por parte de los oferentes”, manifestó Ignacio Babé, secretario general del Club de Excelencia en Gestión.

Y es que la calidad “trata de ofrecer al cliente lo que has pactado con él”, manifiesta Juan Merino, además del vehículo para ser competitivo. Pero esta calidad tiene que venir desde arriba. “Si la calidad no emana desde los más altos dirigentes no llega a la población”, explica Marta Villanueva ya que, en sus palabras, “no se puede gestionar una institución sin la calidad”.

Esta falta complica la vida de una empresa porque ganar mercado, cosechar éxito, supone apostar por la calidad. Pero su aplicación no tiene que ser cortoplacista porque soluciones rápidas para momentos difíciles no dan calidad a largo plazo.

“El esfuerzo que se ha hecho durante muchos años en materia de calidad es lo que está permitiendo la creciente internacionalización de las empresas españolas”, manifiesta el director general de AENOR, Avelino Brito. Y es que la forma de crear empleo es apostando por ella, invirtiendo en calidad.

Para luchar por ello, la Asociación Española para la Calidad trabaja en la creación de una gran ‘comunidad de la calidad’, la cual pretende liderar la construcción de un nuevo modelo de país. La calidad “tiene que estar inmersa como cultura en la disciplina de cualquier organización o institución que quiera en su futuro pensar en competitividad, sostenibilidad, perdurabilidad y generación de empleo de calidad en el futuro”. “La calidad nos da la respuesta a cómo lo tenemos que hacer para alcanzar los objetivos propuestos”, ha sentenciado Villanueva.

La pyme es calidad en España

Más del 90 por ciento del tejido empresarial español está compuesto de pequeñas y medianas empresas, y dado que han sufrido en gran medida la crisis “la pyme es calidad en España”, es decir, está comprometida con la calidad, insiste Juan Merino.

Aquí, los ponentes volvieron a criticar el papel de las administraciones alegando que son las grandes empresas las que más ayudan a las pequeñas empresas de forma que muchas sociedades de gran tamaño favorecen, con el intraemprendimiento, la creación de empresas.

Yasmina Pena