Economía

La Agencia Tributaria ha devuelto más de 1.430 millones de euros

Las previsiones apuntan a un crecimiento del número de declaraciones presentadas para la campaña Renta 2015

La Agencia Tributaria ha devuelto ya más de 1.430 millones de euros a 2.247.000 contribuyentes, durante el primer mes de la campaña Renta 2015. Estos datos se traducen en un crecimiento del dos por ciento de las devoluciones respecto al mismo día del año pasado y un crecimiento de nueve puntos en cuanto al importe total.

Cabe destacar, que el sistema Renta Web se ha convertido en el servicio estrella para el presente ejercicio tributario. De hecho, lo han usado el 83% de los contribuyentes totales, lo que supone un incremento del cinco por ciento, respecto a la presentación de borradores realizadas por Internet el año anterior.

El triunfo de Renta Web

La nueva plataforma facilita la confección de un borrador universal y ofrece una propuesta de declaración para todos aquellos contribuyentes que no cuentan con actividades económicas. Además, Renta Web permite modificar, tramitar y presentar los borradores generados en la misma herramienta, como confirmar y modificar los borradores recibidos por correo.

Tampoco necesita de descarga previa y da la posibilidad de entrar a usarlo siempre que se quiera, accediendo a los datos fiscales más actualizados en cada momento, retomando una propuesta sobre la que se haya trabajado previamente.

El triunfo de esta nueva herramienta conlleva una caída del programa PADRE, que se ha rebajado casi un 6,8%. Además, la reducción del colectivo de contribuyentes obligados a presentar su declaración con este sistema tradicional se ha reducido.

Casi 20 millones de declarantes

En cuanto a las previsiones, la AEAT espera que durante la presente campaña se realicen un total de 19.708.000 declaraciones, lo que supondría un incremento respecto al ejercicio anterior. Del total, la mayoría –más de 14,5 millones- tienen derecho a devolución, por un importe que ascenderá hasta los 10.858 millones de euros.

El resto, es decir, algo más de 4,2 millones de declarantes deberán ingresar a hacienda un íntegro de 7.948 millones de euros, según se desprende de las previsiones.

Casos en los que no hay que tributar

Tributar es obligatorio, aunque existen situaciones en las que no es necesario. Desde el ministerio de Hacienda, informan que, en términos generales, los contribuyentes con rentas exclusivamente procedentes del trabajo, hasta un importe de 22.000 euros anuales, no deben hacerlo.

Sin embargo, este límite se reduce si los rendimientos proceden de más de un pagador –excepto algunas excepciones-, y también cuando se perciben pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas, cuando el pagador no está obligado a retener y cuando los rendimientos están sujetos a un tipo fijo de retención. Para estos casos, el límite se fija en los 12.000 euros anuales.

Igual que el año anterior, tampoco estarán obligados los contribuyentes que cuenten con rendimientos del trabajo, capital y actividades económicas, así como ganancias patrimoniales (subvenciones, premios y otras), con el límite conjunto de 1.000 euros, junto con pérdidas patrimoniales inferiores a 500 euros.