Empresas

La Audiencia Nacional retira el pasaporte al expresidente de Abengoa, no podrá salir del país

La Audiencia Nacional le retira el pasaporte y le obliga a comparecer cada 15 días al juzgado más cercano a su domicilio

El expresidente de Abengoa, Felipe Benjumea, tiene prohibido abandonar España. Así, lo ha ordenado la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, que considera que existen pruebas suficientes de que cobró 11,4 millones de euros de forma irregular por su cese, mientras seguía recibiendo un millón de euros anuales de retribución fija.

La magistrada ha recordado que el cobro de 11,4 millones de euros, tras la salida de Abengoa, “no se corresponde con las condiciones pactadas con la compañía ni es acorde con el estado financiero y económico de esta cuando se produjo el cese”.

Por su parte, el exdirectivo ha asegurado durante la declaración de este miércoles que “la exigencia impuesta por las entidades financieras que iban a asumir el compromiso de aseguramiento de un aumento de capital y especialmente el banco Santander”, fueron las verdaderas causas que le llevaron a dejar su puesto.

La declaración se produjo este martes en el Juzgado Central de Instrucción número 3 y se le investiga por un presunto delito de administración desleal, pero no lo ha hecho solo. Durante la sesión le ha acompañado el delegado de la compañía Manuel Sánchez Ortega, exconsejero delegado de la compañía energética, al que se le imputa uso de información privilegiada.

La prohibición de la juez se produce por la posibilidad de que Benjumea “pueda eludir la necesaria sujeción al procedimiento”. De hecho, a partir de ahora deberá acudir al Juzgado cada quince días a comparecer, por los indicios citados en el párrafo anterior.

La denuncia de dos inversores

Fueron dos propietarios de bonos de la empresa andaluza, que en total habían invertido 103.970 euros, los que denunciaron la gestión de los dos directivos. De hecho, los dos inversores han asegurado que los dos directivos eran “conocedores de la realidad económica-financiera” del negocio; pero en vez de salvarlo, decidieron “buscar su enriquecimiento”.

Diario Financiero