Sectores

La banca española es la menos rentable de Europa

La banca española será la menos rentable de la Unión Europea si se tiene en cuenta las futuras exigencias de capital que entrarán en vigor en 2019, según la Autoridad Bancaria Europea (EBA). La afirmación viene de que el ratio de capital de las entidades españolas adelantando los requerimientos de la normativa internacional Basilea III es del nueve por ciento, casi tres puntos por debajo de la media europea.

Sin embargo, su rentabilidad y eficiencia se sitúa por encima y es una de las mejores del Viejo Continente. Para ilustrarlo, la media de la Unión Europea está en el nueve por ciento, mientras que la de la banca española alcanza los 12,8 puntos porcentuales, muy por encima incluso de cualquier de los países grandes europeos. A esto cabe sumar otro aspecto que rebaja los niveles de alerta y es que el modelo de banca española, que se centra en el negocio de particulares y empresas, consume más capital y tiene participaciones superiores al 10 por ciento.

A esto último contribuye otro factor importante y es que los préstamos están rentando a la banca un 3,1 por ciento frente al 2,2 por ciento de la media europea.

La eficiencia de las entidades de nuestro país también destaca frente al resto de competidores, con un porcentaje del 47 por ciento. Es decir, que por cada 100 euros que se ingresan solo se gastan 47.

Esta información servirá también para los futuros test de estrés al desvelar que la exposición de la banca española a la deuda soberana ha crecido en los últimos años hasta alcanzar los 312.960 millones de euros a cierre de junio. De esta cantidad, el 82 por ciento corresponde a deuda española en manos de entidades financieras, un porcentaje menor al 85 por ciento registrado a cierre de 2014 y del 89 por ciento de finales de 2013.

Por su parte, la cartera de préstamos ascendía a 1,79 billones de euros a cierre del primer semestre de 2015 y de ellos 602.000 millones (el 34 por ciento) estaban concedidos a familias y empresas del propio país.

Yasmina Pena