Opinión

La bofetada de Évole

Pues me parece fenomenal eso de que Jordi Évole lo haya “petado”, si me permiten la expresión, con el último episodio de su programa Salvados, es que ha hecho una recreación ficticia del 23F llamada Operación Palace. Ha sido record de sí mismo, minuto de oro de la tele y trending topic en Twitter. Todo en uno.

Me parece bien aunque los puristas se lleven las manos a la cabeza. O mejor dicho, me parece bien precisamente por eso, porque los puristas han puesto el grito en el cielo. Los puristas de la política, que no se han enterado de que su lenguaje ya no conecta con el de la calle. Los puristas de la tele, que no se han enterado de que al respetable ya no le gusta que la tele sea una caja tonta. Los puristas de la Constitución, que tienen tanto miedo a tocarla porque no se consideran sus soberanos, como la propia Constitución los reconoce a ellos y a todos.

Un momento. ¿Hemos dicho minuto de oro de la televisión y además trending topic en Twitter? ¿Viejos y nuevos medios, unidos por un mismo tipo que levanta rostros severos en la derecha y cierto compadreo amable y paternalista en la izquierda? Pues precisamente por eso, señores míos, porque la vieja izquierda y la vieja derecha, que no saben que la tele ya no es su viejo medio, siguen prefiriendo el oscurantismo a la transparencia. Operación Palace es justamente eso, una bofetada al oscurantismo, al viejo chamanismo partidista, al ayer que ya nunca volverá.