Sectores

La brecha salarial entre personas discapacitadas y no crece según el tipo de discapacidad

Sin embargo, disminuye a medida que se adquiere edad y experiencia laboral

La diferencia en el salario entre una persona que tiene discapacidad y otra que no, realizando incluso el mismo trabajo, aumenta según el tipo de discapacidad que tenga esa persona, llegando incluso a una diferencia del 48,5 por ciento.

Captura
Datos de 2013

Lo mismo pasa atendiendo al grado de discapacidad, donde la brecha salarial crece o disminuye dependiendo de si el grado es más o menos elevado. De esta forma, la mayor diferencia se observa entre los no discapacitados y aquellos con un grado de entre 45 y el 64 por ciento, con una diferencia salarial del 19,72 por ciento.

En 2013, solamente se encontraban trabajando el 37,4 por ciento de las personas con discapacidad, casi 40 puntos menos que el resto de la población. Además, la tasa de paro estaba en el 35 por ciento, nueve puntos más que en la de las personas no discapacitadas.

Las mayores brechas se observan en las empresas medianas, llegando a una desigualdad del 33,2 por ciento, aunque esta disminuye según aumenta el tamaño de la empresa. En cuanto a los puestos de trabajo, también se observan diferencias salariales ya que los más altos y los más bajos redujeron la brecha hasta un 4,9 y un 16,9 por ciento respectivamente, todo lo contrario a los puestos de ocupación medios.

Este colectivo no es diferente al de los trabajadores que no padecen discapacidad alguna, de forma que también existe diferencia en el salario que cobran los hombres y mujeres, alcanzando el 16,2 por ciento. Lo mismo sucede entre personas con o sin discapacidad del mismo género, de forma que la brecha salarial entre mujeres con o sin discapacidad es del 12,1 por ciento y del 20,5 por ciento en el caso de los hombres.

Esta diferencia se reduce por tipo de jornada y contrato. Así, la diferencia salarial entre personas con y sin discapacidad en los trabajos a tiempo parcial no alcanza el 10 por ciento y en los contratos de tipo indefinido o duración determinada no supera el 15,8 por ciento.

Las brechas salariales han disminuido con el paso de los años, pero también a medida que se adquiere edad experiencia laboral, aunque nunca será menor al 18 por ciento.

Yasmina Pena