Empresas

La caída del crudo lastra a Repsol que gana un 50 % menos hasta septiembre

Los bajos precios del crudo han lastrado el beneficio de Repsol que ha ganado 832 millones de euros entre enero y septiembre, un 49,5 % menos que hace un año, pero que mantiene su objetivo de beneficio ajustado para el ejercicio.

Según ha comunicado hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado ajustado, en base a la valoración de inventarios a coste de reposición (CCS) y sin tener en cuenta los elementos extraordinarios, sube un 4,6 % hasta los 1.399 millones.

La caída del crudo ha pesado en el resultado por dos vías: un menor valor de los inventarios (329 millones de euros) y un negativo de 238 millones por las provisiones realizadas en algunos activos de upstream (exploración y producción).

No obstante, la petrolera mantiene su previsión de cerrar el año con un resultado neto ajustado entre 1.600 y 1.800 millones de euros.

Por negocios, registró unas pérdidas de 633 millones en upstream, mientras que elevó un 158 % su beneficio ajustado en downstream (refino márketing, química) hasta los 1.655 millones.

Repsol ha destacado así que “la fortaleza de su negocio integrado” le ha permitido mejorar el resultado ajustado en un contexto marcado por el importante descenso de los precios del crudo, que han caído un 50 % de media en lo que va de año.

Desde el mercado –Repsol ha sufrido un fuerte retroceso en Bolsa- se ha señalado precisamente a esa peor evolución del negocio upstream frente a las fortalezas del refino, englobado en el negocio de downstream.

En upstream, la producción media durante el último trimestre, primer periodo completo desde la integración de la petrolera canadiense Talisman, se sitúo en 653.400 barriles equivalentes de petróleo al día (bep/d), un 80 % más que lo producido en el mismo trimestre de 2014.

En los nueve primeros meses del año, contabilizando esos activos provenientes de Talisman, la producción media ascendió a 512.000 barriles equivalentes de petróleo al día, un 47 % más que en el mismo periodo del ejercicio anterior

Repsol apunta que en el resultado del negocio upstream ha influido, junto a esa caída de los precios del crudo y el gas, la interrupción de las actividades en Libia y la amortización de pozos exploratorios.

En downstream, la petrolera destaca que a las mejoras en eficiencia y uso de las unidades se ha sumado un incremento de las ventas de productos petrolíferos y petroquímicos, que aumentaron un 8,5 % y 5,5 % respectivamente.

El resultado neto de Gas Natural Fenosa fue de 330 millones, un 11,8 % menos.

Ante los analistas, la petrolera ha defendido ese modelo de negocio integrado y ha afirmado “no sentir presión alguna” en el marco del proceso de desinversiones planteado en su plan estratégico y ha confiado en lograr su objetivo de 6.200 millones en ventas en el horizonte de 2020 a pesar del entorno complicado de precios del crudo.

Repsol anunció el pasado mes de octubre un plan estratégico que, entre otras medidas, contemplaba 6.200 millones en desinversiones entre 2016 y 2020 en activos no estratégicos y no vinculados directamente al precio del petróleo.

EFECOM