Economía Empresas

La caída del petróleo se cobra el despido de miles de trabajadores en las grandes petroleras

El continuo desplome en el precio del petróleo trae como factura el despido de miles de trabajadores de las grandes empresas petroleras. Es un contexto incierto y continuará en esta línea debido a la falta de acuerdo para acometer una reducción en la producción de crudo que convenza a los mercados, según Europa Press.

Este comportamiento se hace notar en los resultados anuales de estas empresas, que han puesto de manifiesto los efectos de un crudo en mínimos. Y es que estas compañías han presentado pérdidas que superan los 3.000 millones.

Las petroleras se preparan para lo peor. El consejero delegado de la estadounidense ConocoPhillips, Ryan Lance, reconoce “no saber cuánto durará esta tendencia bajista”, por lo que considera “prudente planificar para unos precios bajos durante un largo periodo de tiempo”. Esta es un ejemplo de empresa que planea una amplia reducción en su plantilla, entre 6.000 y 7.000 empleados menos.

Reducción en las inversiones

Despidos y reducción de las inversiones son los principales canales en los que las empresas prevén usar las tijeras. Shell, por ejemplo, ha vendido activos por encima de los 20.000 millones de dólares en los últimos dos años y ConocoPhillips recortó su dividendo un 66 por ciento.

Sin embargo, el panorama podría cambiar en función de cómo evolucione el precio del petróleo. “Si se produce una recuperación rápida el daño será menor y muchas de las compañías recuperarán buena parte de su valor”, explica el analista de XTB Álvaro García-Capelo, quien subraya que el problema de estas empresas ha sido “principal y exclusivamente” la caída de los precios.

Futuro incierto

El futuro del petróleo continúa siendo incierto. El esperado pacto con Arabia Saudí, Catar, Venezuela y Rusia por el que se congelaba la producción del petróleo a niveles de enero parecía estar más cerca, aunque “el mercado está deseoso de escuchar un acuerdo de recorte de producción, no de congelación”, subraya López-Gálvez, analista de Selfbank.

Para esta estabilidad será importante también la postura que adopte Irán, que después de ver levantadas las sanciones impuestas por la comunidad internacional y poder reanudar sus exportaciones de crudo advirtió de su intención de aumentar su producción “a niveles anteriores a las sanciones”.

A ello hay que añadir sus problemas diplomáticos con Arabia Saudí, quien “lleva la voz cantante en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y no ayudan a la consecución de un acuerdo”, recuerda López-Gálvez.