Nacional

La calidad del empleo sigue disminuyendo, según ESADE

“La mirada a la desocupación es muy cortoplacista. Las personas que llevan más de un año en desempleo pierden el tren del sector en el que han trabajado y eso las estadísticas no lo dicen”. Esta es una de las conclusiones que extrae la profesora de Dirección de Personas y Organización de ESADE Mª Àngels Valls de la Encuesta de Población Activa (EPA) que ha hecho pública esta mañana el Instituto Nacional de Estadística y que, en su opinión, “pese a registrar el mayor descenso de paro anual desde 2005 [344.000 personas] sigue conteniendo malas noticias, ya que la actividad continúa cayendo [187.000 personas]”. “Si hablamos de fechas, nuestra actual tasa de actividad es la más baja desde 2007 [59,46%]. En un año la población activa se ha reducido en 424.500 personas”, añade Valls.

“Llevamos varios meses destacando el decrecimiento del decrecimiento, pero no levantamos cabeza”, insiste la profesora de ESADE para quien, además, la calidad del empleo sigue disminuyendo, tanto en lo relativo a sectores, “gran parte de lo que se ha perdido de Industria y de Construcción ha llegado a Servicios, donde se concentra la mayor parte de la temporalidad y la precariedad de nuestro mercado laboral”, como en subocupación, “el porcentaje de aquellos que tienen una dedicación menor a lo que correspondería su tasa de actividad ha pasado del 8% al 15%, lo que nos indica que cada vez hay más personas que trabajan menos de lo que querrían trabajar”. “El crecimiento continuo desde 2007 de la población que, pese estar ocupada, busca otro empleo, también es significativo”, añade.

Ante la segunda buena noticia de la EPA de este primer trimestre de 2014, la del descenso en el desempleo de las personas entre 16 y 19 años, y entre 50 y 54 años, y que incrementan el número de ocupados en 7.000 y 23.800, respectivamente, Mª Ángels Valls, muestra su cautela: “Estamos hablando de una pequeña proporción del desempleo total, especialmente en el primero de los colectivos. “Lo destacamos porque es el principal y casi único foco de las políticas activas de empleo, pero las personas de referencia de los hogares españoles no son los menores de 20 años”.

“Olvidamos que sigue aumentando el número de hogares con todos sus miembros en paro y que ya son 1.978.900 de hogares, y el de parados de larga duración [49.300 personas más en este trimestre], que a nivel agregado se ha triplicado”, comenta la profesora de ESADE para quien, además, en este último punto empieza a ponerse de manifiesto una cierta correlación entre el paro de larga duración y el nivel de formación: “Si ponemos el zoom, comprobamos que esta situación se da en un 70% de las personas con Educación Primaria; en un 60% con Secundaria y en un 55% con Estudios Superiores”.