Sectores

La Cámara de los Diputados brasileña ‘juzga’ a Rousseff

Tras aprobarse el impeachment en la cámara baja, ahora se espera a la votación en el Senado

La Cámara de los Diputados de Brasil decidió este domingo, con 367 votos a favor y solo 138 en contra, aprobar la apertura de un juicio político –o impeachment- a la presidenta, Dilma Rousseff.

La sesión se alargó 34 horas, en las que se registraron un total de 273 discursos que transcurrieron a lo largo de siete sesiones plenarias.  Al inicio de la sesión, diputados afines y contrarios a la presidenta han protagonizado enfrentamientos verbales muy tensos –que incluso llegaron a los empujones.

El presidente del órgano legislativo del país latinoamericano, Eduardo Cunha, se mostraba “feliz” tras la decisión, aunque añadía que la apertura de un proceso de impeachment  contra un presidente “no es precisamente algo para recordar”.

Un movimiento ‘golpista’

Sin embargo, desde el Partido de los Trabajadores (PT), se ha llegado a considerar este movimiento como “golpista”. Así, José Guimaraes, que lidera esta formación política, aseguraba que van “a continuar la lucha en las calles” y que se ven “capaces” de vencer en el Senado”.

Y es que, ahora, le toca a la Cámara alta votar para que este juicio político contra Rousseff salga adelante o, al contrario, se pueda tirar atrás. Cunha sabe de la importancia de esta votación, por lo que apremiado a este a “resolver esta situación lo más rápido posible”, según ha informado el diario brasileño, ‘Folha de Sao Paulo’.

El apoyo de Lula a Rosseauff

“Si Temer quiere ser un candidato, no debería ser a través de un golpe, debería esperar a la elección, esperar a llegar al 2018”, declaraba el expredisedente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, sobre el vicepresidente Michel Temer, al que acusaba a lo largo de esta semana de orquestar un golpe de estado para llegar  a la presidencia.

De hecho, Lula se ha convertido en un apoyo fundamental para la que, por el momento, sigue siendo la presidenta del Gobierno brasileño. Ambos esperaron juntos, en el palacio presidencial –Palácio da Alvorada- los resultados de la votación de los diputados.

Mientras tanto, miles de manifestantes se concentraban en las calles de los grandes centros urbanos brasileños; como el de Brasilia o Sao Paulo para expresar su apoyo o rechazo a Rouseff.

Diario Financiero