Política Sectores

La CE aprueba ayuda de Estado de 2.720 millones para el banco griego Piraeus

La Comisión Europea (CE) aprobó hoy una ayuda de Estado adicional de 2.720 millones de euros para el banco griego Piraeus, a fin de que pueda cubrir las necesidades de capital detectadas en las pruebas de solvencia del Banco Central Europeo bajo el escenario más desfavorable.

El Ejecutivo comunitario determinó que las medidas ya aplicadas por el banco en su plan de reestructuración de julio de 2014, además de las contenidas en el programa enmendado, permitirán al Piraeus “asegurar financiación a la economía griega en línea con las reglas sobre ayudas de Estado” de la Unión Europea (UE).

El banco Piraeus es el segundo mayor prestamista de hogares y empresas helenas y ha conseguido cubrir una importante parte de sus necesidades de capital con inversores privados.

“Es una señal de la confianza de los mercados”, sostuvo la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, quien añadió en un comunicado que la ayuda pública adicional y la aplicación del plan de reestructuración debería permitir a la entidad “recuperar la viabilidad a largo plazo y seguir apoyando la recuperación de la economía griega”.

Como parte del tercer rescate a Grecia, el pasado 31 de octubre el BCE, en su calidad de supervisor bancario único de la eurozona, identificó en las pruebas de resistencia a los cuatro bancos griegos sistémicos unas necesidades de capital de 4.930 millones de euros para el Piraeus.

El banco ha podido cubrir en total 1.940 millones de euros mediante medios privados, es decir mediante un canje voluntario de títulos para los acreedores actuales y una ampliación de capital para nuevos inversores.

El BCE aprobó medidas adicionales de capital por 271 millones de euros.

Todo ello significa que Piraeus ha reunido suficiente capital de inversores privados para cubrir su revisión de la calidad de los activos y las necesidades de capital en el escenario base.

El resto del capital necesario y que asciende a 2.720 millones de euros en el escenario más desfavorable de las pruebas del BCE, se cubrirá con ayudas de Estado adicionales inyectadas por el Fondo de Estabilidad Financiera del Estado Heleno (HFSF).

Se hará mediante una combinación de capital en acciones e instrumentos de capital convertibles (bonos convertibles contingentes, denominados “CoCos).

Esta financiación la aportará el fondo de rescate de la eurozona dentro de los 10.000 millones de euros de los que dispone Grecia para recapitalizar la banca.

El plan de reestructuración del Piraeus prevé, además de los cambios ya aplicados, el compromiso de vender más activos no esenciales fuera de Grecia, entre otros elementos.

EFECOM