Empresas

La crisis ha obligado al 81% de las empresas españolas a reinventarse

Un 72% de las empresas españolas considera haberse visto afectada “de forma importante” por la crisis económica que ha impactado en España en los últimos años y hasta un 81% reconoce que ha realizado cambios significativos en sus áreas de estrategia, organización y comercial/marketing para adaptarse a la nueva coyuntura económica. En un 66% de los casos, los ajustes han dado como resultado una mejora de la competitividad de sus empresas.

Asimismo, pese a la situación adversa, un tercio de las empresas participantes en el estudio ha logrado incrementar su volumen de facturación en los últimos años. De estas empresas exitosas, destaca el hecho de que ninguna de ellas haya optado, según responden sus máximos directivos, por reducir sus plantillas y sí por contratar más personal y por aumentar sus inversiones.

Estas son las principales conclusiones recogidas en la encuesta realizada durante el primer trimestre de 2014 por la Asociación Española de Directivos (AED), entidad fundada por Isidro Fainé, quien es su presidente de honor, con la colaboración de Millward Brown, en el marco del Observatorio de la Función Directiva impulsado por la AED.

La investigación, que ha contado con la participación de más de 250 directivos con más de 15 años de experiencia dirigiendo equipos, permite descubrir los cambios realizados en las empresas para afrontar la crisis y ofrece unas conclusiones que pueden servir de referencia en la toma de decisiones de los ejecutivos.

Construcción y comunicación, entre los sectores más afectados

A nivel general, los datos obtenidos muestran que un 28% de las empresas españolas ha incrementado su facturación durante la crisis, mientras que un 58% ha perdido volumen de negocio y un 14% ha logrado mantenerse.
Por sectores, el 86% de las empresas de la construcción y el 84% de las que operan en comunicación y audiovisuales aseguran que la crisis les ha afectado mucho o bastante. En la relación de actividades que han sufrido más la situación económica, se encuentran, a continuación, infraestructuras e inmobiliario (77%) y consultoría, publicidad y marketing y seguros (75%).
De las empresas que han conseguido crecer, las medidas más eficaces llevadas a cabo han sido, por un lado, aumentar sus inversiones (en un 95% de los casos) y, por el otro, contratar más personal (en un 87%). Otras acciones que se han demostrado eficaces han sido, en un 83%, aumentar la inversión en innovación y, en un 82%, internacionalizar la empresa.

Ocho de cada diez empresas han realizado cambios significativos

Según las conclusiones recogidas, independientemente de si las empresas han obtenido beneficios o no, un 81% ha realizado cambios en sus estructuras a fin de superar la adversa situación económica.
El principal cambio ha tenido que ver con la implantación de una nueva estrategia (así lo expresan un 78% de los encuestados), organización (según un 72%) y comercial/marketing (según un 69%).

En lo que refiere a acciones concretas, un 65% de las empresas ha apostado por el lanzamiento de nuevos productos y servicios; un 64%, por mejorar la evaluación de la rentabilidad de las acciones de marketing y comercial; un 64%, por implementar cambios de procesos; y un 62%, por introducir cambios en el organigrama.

Algunas acciones se han demostrado como más efectivas que otras. Según los directivos consultados, los cambios que han obtenido mejores resultados son los relacionados con las áreas logística y financiera. En este sentido, decisiones como el aumento de la capacidad de inversión (en un 76% de los encuestados), la reubicación de las instalaciones productivas (para un 75% de las empresas) y la refinanciación de la deuda (según el 75%) han sido las más eficaces.

Los cambios continuarán en el futuro

Los cambios aplicados a las empresas han influido en que un 66% sea ahora más competitivo que antes, según la opinión de los directivos consultados.

Pese a la mejora, los directivos consultados reconocen que todavía queda camino por recorrer. En este sentido, un 83% de los encuestados opina que los cambios en el seno de las empresas van a continuar durante los próximos años. De hecho, sólo un 11% de los directivos cree que la adaptación de las compañías a la nueva realidad económica ya ha concluido.