Política Sectores

La cultura, un mecanismo de inversión y no de gasto

La Federación de Gremios de Editores otorga los premios Liber 2015 para valorar la labor desarrollada a las organizaciones relacionadas con el mundo del libro

“Las bibliotecas son una inversión y no un gasto”. Así de contundente se mostró M. Carmen Martín, directora de la Biblioteca Pública Arroyo de la Miel de Benalmádena, al recoger el premio al fomento de la lectura otorgado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) durante el pasado jueves en la Feria Internacional del Libro (Liber).

Durante la entrega de premios, los galardonados se dirigieron al allí presente ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, para expresar su preocupación por la cultura y sus reivindicaciones para que se consolide la Ley de Propiedad Intelectual.

“El sector está preocupado porque ha cerrado muchas editoriales en poco tiempo y estamos perdiendo dos librerías al día”, aseguró Daniel Fernández, presidente de FGEE, quien señaló al ministro que un país como España “debería hacer más caso al mundo del libro” y que, pese a que se encuentran “agradecidos” por la reforma en la Ley de Propiedad Intelectual, llevan “20 meses esperando para que se active”.

A estas palabras también se sumó Lluís Morral, gerente de la librería Laie de Barcelona, que obtuvo el premio ‘Boixareu Ginesta’ por hacer de la misma “un agente cultural de primer nivel”. Por ello, Morral también apeló al cuidado del sector del libro, que ha sido “abandonado” en estos años de crisis.

Un sector “maltratado” en España

Entre los premiados también destacaron Antonio Asensio, Francisco Ibáñez y Javier Fesser por la adaptación audiovisual de Mortadelo y Filemón, así como el grupo Atresmedia por el fomento de la lectura en los medios de comunicación.

Asimismo, estuvieron presentes Arturo Pérez-Reverte, que recogió el premio al autor hispanoamericano más destacado, y Manuel Borrás, que fue homenajeado por su activa implicación en el sector editorial.

En este sentido, Reverte agradeció a los editores su labor por hacer que su trabajo “llegue donde tenga que llegar”. No obstante, también defendió que “la cultura ha sido maltratada en España”, aunque destacó que tanto libreros como autores no supieron utilizar “su palabra y su influencia” para hacer que las cosas cambiaran.

Para concluir el acto, Méndez de Vigo apoyó las reivindicaciones de los autores e hizo suyas las palabras de Martín al considerar que la cultura “es una inversión y no un gasto”. “Yo también lo digo mucho”, destacó el titular de Cultura, quien explicó que los ministros no pueden “hacer tantas cosas” como se piensan, pero que pueden “demostrar el amor por la cultura, inculcar sus valores, comprar libros o visitar bibliotecas porque estos actos contribuyen a mejorar la lectura”.

Asun Infante